Cada uno con su estilo

En un mercado sobresaturado de smartphones y tablets, cada vez se hace más patente la necesidad de buscar por parte de las compañías algo que diferencie sus lanzamientos respecto a los demás. Por suerte para nosotros, los usuarios, esto empieza a ser cada vez más evidente, habiendo pasado de tener cientos de teléfonos casi idénticos, a disponer hoy día de una gama de productos cada vez más diferenciada tanto si hablamos de su aspecto físico, como del software propio que aplica cada empresa a su teléfono.

  • Consiguiendo una seña de identidad

Lograr que tus productos sean reconocibles con un simple vistazo, no resulta nada sencillo. Hasta hace poco, la mayor parte de las empresas que luchan en este competido mercado de los smartphone y tablets, apenas se diferenciaban entre sí. Los diseños de sus productos parecían cortados todos por el mismo patrón, diferenciándose en nimios detalles que a ojos del consumidor, eran imperceptibles.

Tres tope de gama con diseños totalmente distintos. G3, Galaxy S5 y Xperia Z3
Tres tope de gama con diseños totalmente distintos. G3, Galaxy S5 y Xperia Z3

Se conoce también como imagen de marca. Conseguir que lo que vendes sea reconocido como tal, es algo que empresas automovilísticas como BMW con su doble riñón, o Audi con su Single Frame, han conseguido desde hace años. Es fácil reconocer cualquier coche que pertenezca a uno de los dos grupos citados, sin embargo, si lo trasladamos al sector que aquí nos interesa, hasta hace bien poco, lograr que tu producto fuese reconocido, era algo que no entraba en los planes de las compañías, salvo Apple, claro.

Por suerte, los tiempos cambian. Ahora ya no solo los de Cupertino han logrado que se reconozcan sus iPhone y iPad como productos pertenecientes a su marca. Samsung, quizás una de las empresas más conservadoras en lo que a diseño se refiere, ha logrado que de algo arcaico como su botón físico central, se consiga una seña de diferenciación respecto a su competencia más directa. Ese «algo» que diferencia sus productos respecto al resto y que permite a los consumidores saber que el producto que se está anunciando por la tele o en una valla publicitaria, sea reconocido como suyo.Como digo, parece fácil, pero no lo es, así que vamos a ver cómo han ido evolucionando las diferentes firmas en lo que a identidad visual y de software se refiere. ¿Me acompañas?

  • APPLE 

Probablemente se trate de la empresa que más ha luchado desde sus inicios por tener un diseño y software totalmente diferencial respecto a su competencia.  Tanto iOS, innovador en su momento, como el diseño de sus productos, empezando por el iPhone y iPad, y siguiendo por la genial línea seguida en su gama de ordenadores, Apple ha sabido destacar desde siempre como una de las compañías más reconocibles del panorama mundial.

iPhone-4S-vs-5S-vs-6-vs-6-plus1-620x350
El diseño del iPhone se ha mostrado imperturbable (casi) a lo largo de los años.

Cuando en 2007 Apple hizo explotar el mercado con el lanzamiento de su primer teléfono, una de las cosas que llamó más la atención de los consumidores, aparte de ser táctil y suponer un significativo avance respecto a lo que se vendía en ese momento, fue su diseño. Una línea elegante, minimalista, premium, si se me permite el adjetivo. Era fácil reconocer un iPhone, era un teléfono tan distinto a lo existente por aquel entonces, que se convirtió en signo de status social.

Con los años, el lenguaje de diseño seguido por Apple apenas ha sido modificado. Pequeños detalles por aquí, aligeramiento por allá, nuevos colores, algún que otro aspecto mejorado como el botón Home sustituido por Touch ID (lector de huellas dactilares). Sin embargo, un iPhone o un iPad han sido y son fácilmente reconocibles aun a día de hoy. Evidentemente, si comparamos el primer smartphone de 2007 respecto al aparecido este mismo año, el iPhone 6, las diferencias ya son algo más notorias, pero aun así, el diseño sigue la misma línea ideada hace 7 años atrás. ¿Que se ha conseguido? Imagen de marca, una seña de identidad clara y diferencial respecto a los demás productos.

  • SAMSUNG

El monstruo tecnológico que hoy conocemos, empezó su andadura en lo que a smartphones y tablets respecta, de una forma algo dubitativa. De todos modos, gracias a su prematura entrada en el sector, y a su insistencia en lo que a lanzamientos de productos se refiere, consiguió un destacado lugar que le ayudó a ir escalando posiciones poco a poco.

Muchos productos salieron de las fábricas de Samsung sin una clara identidad corporativa. Digamos que la surcoreana intentaba tocar todas las teclas para contentar así a la mayor parte de usuarios. Sin embargo, no fue hasta la salida del primer Galaxy S, que Samsung no empezó a construir su propia imagen. Su diseño distintivo.

El lenguaje de diseño de Samsung es reconocible en todos sus productos.
El lenguaje de diseño de Samsung es reconocible en todos sus productos.

El primer integrante de la saga Galaxy S, destacó por ser uno de los mejores terminales de la época. En 2010, pocos smartphone habían en el mercado que pudieran rivalizar con un teléfono que presentaba una descomunal pantalla de 4″ (entiéndase el superlativo usado debido al año de su lanzamiento). También equipaba un procesador de 1 GHz, una RAM de 512 MB y una sorprendente cámara de 5 megapíxels. Un alta gama de esa época, sin duda. El primer rival serio del incombustible iPhone de Apple. 

La relación entre Samsung y Apple empezó a ser cada vez más tensa. Según Jobs y compañía, la surcoreana había plagiado el diseño de su nuevo terminal. Claro está, Samsung negó los hechos y aquí se destapó la caja de pandora. Una guerra dialéctica, judicial y publicitaria que duró mucho tiempo. Hoy día las aguas bajan algo más calmadas entre ambas empresas, quizás al no estar Steve Jobs, principal valedor y líder en todos los ataques dirigidos hacia Samsung, ha permitido que el ambiente se relaje. Veremos si las cosas siguen igual de tranquilas.

El parecido entre el Galaxy S (izq) y el primer iPhone (der) es muy notorio.
El parecido entre el Galaxy S (izq) y el primer iPhone (der) es muy notorio.

Volviendo al tema que nos ocupa, Samsung consiguió su primer gran éxito con el Galaxy S. De todos modos, no fué hasta el S2 aparecido un año más tarde, cuando la surcoreana encontró su línea de diseño. Su identidad corporativa, su forma de diferenciarse de la competencia y empezar a ser reconocida como tal. Los siguientes terminales, el S3, S4 y el último S5 (sin contar los Note, Grand, Ace y demás), han ido siguiendo las pautas marcadas por el segundo terminal de la familia S, ajustando algunas cosas, suavizando el aspecto cuadrado por uno más redondeado, mejorando los materiales en algunos aspectos, etc. Sin embargo, hoy día es fácil identificar un smartphone de Samsung. Todos cuentan con el icónico botón físico en su parte frontal flanqueado por dos táctiles que aun pasando los años, siguen presentando el mismo aspecto. Bien por Samsung, sin duda.

  • SONY

La Japonesa Sony no lo está pasando bien desde hace ya unos cuantos años. Pasar de ser probablemente la mayor compañía tecnológica del mundo, a encadenar pérdidas anuales de forma consecutiva, ha hecho que la madre de Playstation, Vaio y Bravia, por nombrar algunos de sus productos, haya caído en el ostracismo. Sigue copando un lugar importante entre las grandes empresas del sector, pero su influencia cada vez es menor, y eso también le ha pasado factura en el competido mercado de los smartphone y las tablets.

Sony le costó mucho encontrar el camino correcto, y no porqué no se esforzara, ya que si de algo cabe destacar a la firma japonesa, es de su valentía a la hora de presentar teléfonos con estéticas muy diferenciadas entre sí. Sin embargo, aun presentando una línea de diseño muy distinta a lo conocido, el hecho de que cada terminal de la firma tuviera detalles estéticos distintos respecto a sus hermanos, hacía que la imagen de marca fuera algo borrosa. Si que se compartían detalles, pero en general, cada teléfono tenía su propia personalidad y aunque a mi personalmente no me disgusta esta política, a Sony no le servía si quería crear una identidad propia a su gama de productos.

El Xperia Z Ultra sigue el mismo patrón de diseño que sus hermanos.
El Xperia Z Ultra sigue el mismo patrón de diseño que sus hermanos.

Todo cambió con la llegada de la gama Xperia Z. Muchos intentos hubieron antes de la aparición del primer teléfono de esta exitosa saga, pero pocos pudieron ni tan solo acercarse a los registros de los Galaxy S y iPhone de la época. No eran malos teléfonos, pero la gente no los consideraba atractivos, atrayentes quizás. Ese intangible que hacía que todo el mundo quisiera tener un Galaxy o un terminal de Apple, no lo tenían los smartphone de Sony. Pero como digo, algo cambió cuando se presentó el primer Xperia Z.

Conocido como Omnibalance, el nuevo diseño del Xperia Z presentado en 2013, consiguió al fin una seña de identidad propia por parte de Sony. Lo primero que se consiguió con el lanzamiento de este producto, fue homogeneizar toda la gama que fue apareciendo a posteriori. Todos los smartphone de la firma nipona seguían paso por paso el diseño del Xperia Z. Solo el tamaño o los materiales usados se adecuaban al segmento al que pertenecía el nuevo terminal, mientras que aspectos como el diseño cuadrado, el botón de encendido/apagado redondo, o la disposición de la lente, por nombrar algunos, eran iguales en todo teléfono nuevo que aparecían.

Actualmente la situación de Sony es bien distinta a cómo era hace pocos años antes. Ya tiene su línea de diseño bien marcada, la gente ya reconoce un Xperia sin demasiado esfuerzo, y además, junto con otras firmas, es la principal abanderada del uso de materiales premium y la certificación IP, medida que certifica que el producto es resistente al agua y al polvo. Si junto a lo dicho, se considera a Sony una de las que más empeño pone en lo referente a la cámara o sonido (tener altavoces delante es toda una bendición), queda claro que actualmente la firma no tiene nada que ver con lo que era.

  • LG, HTC y BQ

LG

Para terminar la entrada, me gustaría hablar un poco de tres compañías que aunque no les de su propio apartado a cada una, merecen el derecho de ser mentadas.

LG, segunda firma surcoreana y eterna rival de Samsung, le ha costado horrores el hacerse un hueco en el competido mundo de los smartphone. De tablets poco puedo destacar, ya que aun presentando la LG G 8,3 hará unos meses, poco ruido ha hecho. No así sus últimos productos, los cuales aparte de desmarcarse de todo lo visto hasta ahora en lo que a diseño respecta, han conseguido varios hitos que son dignos de citar en este párrafo. Para empezar, el Knock Code o Knock On, uno para desbloquear la pantalla mediante pulsaciones, y el otro para encender y apagar la pantalla del terminal, respectivamente, han sido dos características que aun siendo menores, han revolucionado la forma en la que interactuamos con nuestro teléfono. Y si no lo creéis, basta con ver como las demás compañías siguen el ejemplo de LG y empiezan a incorporarlo en sus nuevos lanzamientos.

El G2 (izq) inauguró la nueva época dorada de LG. El G3 (der) ha mejorado lo ya excelente.
El G2 (izq) inauguró la nueva época dorada de LG. El G3 (der) ha mejorado lo ya excelente.

A su vez, algo que ha dado mucha importancia LG, ha sido la reducción de los marcos. Tanto el superior como el inferior, en el G2 y en el nuevo G3, han sido reducidos a la mínima expresión. Igual si hablamos de los marcos laterales, casi inexistentes y logrando así que cuando cogemos uno de sus tope de gama, el ratio pantalla/cuerpo sea de un brutal 76,4%. Junto a esta característica, lo más innovador presentado por la firma en estos últimos meses ha sido la desaparición de los tradicionales botones de volumen y desbloqueo de pantalla que siempre hemos encontrado en los laterales. Desde el LG G2 de 2013, estos botones han pasado a estar detrás, justo debajo de la lente de la cámara. Algo que en su momento sorprendió y de lo que muchos usuarios se mostraron escépticos. Sin embargo, a día de hoy todos los que ya se han acostumbrado a la nueva ubicación, no quieren volver a tenerlos en su lugar habitual.

HTC

Los Taiwaneses tampoco lo están pasando demasiado bien últimamente. De ser la primera compañía en presentar y lanzar al mercado el primer móvil con Android, a pasar a un completo segundo plano respecto a todas las firmas mentadas en esta entrada.

Sus teléfonos siempre han sabido desmarcarse de los presentados por otras compañías. Siempre han tenido un diseño muy característico, por lo que englobarla como una marca sin identidad propia, sería injusto. Sin embargo, si por algo quiero nombrar a HTC, es por haber intentado desmarcarse ya no solo en diseño, si no en otros pequeños aspectos que sus usuarios más fieles destacan respecto a su competencia.

HTC siempre ha sido una firma muy carismática. Desmarcándose de lo establecido.
HTC siempre ha sido una firma muy carismática. Desmarcándose de lo establecido.

Sus increíbles altavoces frontales han sido desde hace un par de años su seña identificadora más famosa. Quién quería tener un smartphone con un increíble sonido, ya sabía hacia dónde tenía que dirigirse. HTC fue la primera compañía en apostar por la ubicación frontal de los altavoces, y eso le hizo ganar mucha notoriedad. Por desgracia, las ventas no acompañaron y aunque parece que se empieza a ver la luz al final del tunel, ni el HTC One M8 presentado este 2014, ha conseguido revitalizar a la firma. Veremos si su renovada relación con Google con el lanzamiento de la Nexus 9, permite a HTC, una de las marcas más queridas por los fans de Android, volver a donde le corresponde(del ultrapíxel prefiero no opinar…).

BQ

Quería acabar esta extensa entrada nombrando la que es probablemente la firma nacional que más ha crecido en los últimos meses. BQ, empresa afincada en Madrid, comenzó su andadura en el mundo de los smartphone y tablets a principios de 2013 con el lanzamiento del BQ Aquaris 4.5. A partir de ese punto, empezaron a salir nuevos terminales como el Aquaris 5 (el cual poseo), el 5,7 y también otros más pequeños como el Aquaris 4 y el 3,5. Una gran gama de teléfonos que si por algo destacaban, era por su reducido precio y relativamente buen rendimiento.

La familia de BQ Aquaris E al completo. Un diseño unificado donde solo cambia el tamaño del teléfono.
La familia de BQ Aquaris E al completo. Un diseño unificado donde solo cambia el tamaño del teléfono.

De todos modos, si BQ quería empezar a hacerse un nombre y ser reconocida, le hacía falta dotar a sus productos de un estilo o diseño característicos. Es así como en este 2014, ha nacido la nueva familia Aquaris E, una extensa gama de teléfonos de diferentes tamaños cuyo diseño es el mismo para todos ellos. No digo que sea un diseño espectacular, pero dar a su gama una estética propia, ayudará sin duda a crear una imagen corporativa que antes no se tenía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s