iPad. La cronología del tablet por excelencia

Erase una vez, en un mundo donde la gente cada vez hacía más uso de su teléfono para leer y consumir contenido multimedia, apareció una compañía que queriendo satisfacer las nuevas exigencias del pueblo, presentó un nuevo producto con el nombre de iPad. Sin embargo, la gente al principio lo vio como algo innecesario. ¿Para qué tener dos aparatos? Se preguntaban. Muchos creían que sus teléfonos ya eran suficientemente útiles (y caros) como para gastarse de nuevo su sueldo en algo que no era más que un teléfono de mayores dimensiones.

Apple no se alarmó por las primeras voces críticas hacia su nuevo producto. Tras una muy estudiada estrategia, Steve Jobs, líder indiscutible de la compañía, sabía que tarde o temprano se crearía la necesidad de tener un iPad al igual que en su momento sucedió con su teléfono, el iPhone. Y claro está, el tiempo le dio la razón. Hablemos pues del producto que pese al escepticismo inicial con el que fue recibido, acabó por conquistar el corazón de millones de personas en todo el mundo. 

  • El Rey iPad reclama el trono

Tras empezar la entrada como si de un cuento se tratase, toca hablar ya en profundidad del tablet de referencia, el que marcó el inicio de un segmento que ha ido evolucionando y adaptándose a las necesidades de los consumidores según convenía. 

El primer iPad fue presentado en el ya lejano 27 de enero de 2010. Como principales características, presentaba una pantalla de unas considerables 9,7″ de diagonal, un peso comprendido entre los 600 y 700 gramos, una pantalla con una curiosa resolución de 1024×768 píxels (escasa a día de hoy), un procesador de 1GHz y evidentemente, todo el compendio de tecnologías propias de un aparato cuyo principal argumento es el consumo de aplicaciones, vídeos y texto.

El primer iPad fue presentado por Steve Jobs. El nacimiento de un nuevo segmento.
El primer iPad fue presentado por Steve Jobs. El nacimiento de un nuevo segmento.

Mucha gente catalogó a la nueva criatura de Apple como un iPhone o iPod Touch de grandes dimensiones. Y así era, ya que el diseño del iPad era calcado al visto en sus hermanos menores. La disposición del boton home, subir y bajar volumen en el mismo lateral, el botón de bloquear/silenciar en el lado izquierdo, etc. Todo lo ya visto en el teléfono y el reproductor, era traducido a una mayor escala en el nuevo tablet de Cupertino. No obstante, lo que en un principio fue visto como algo malo, algo susceptible a ser criticado, acabó por convertirse en el mejor argumento de venta. Todo el mundo reconocía el diseño diferencial de Apple, la gente aplaudía el minimalismo con el que la firma de la manzana mordida diseñaba sus productos. Es por ello, que el mero hecho de tener un iPhone a mayor a escala, hizo que muchos se lanzaran a por él sin importar que su nuevo gadget fuese igual que su pequeño smartphone (si hablamos de diseño, claro).

Tras 24 horas a la venta, el iPad ya había vendido la friolera cifra de 300.000 unidades, un registro más elevado que el conseguido por el iPhone en su momento. El éxito llamaba de nuevo a las puertas de Steve Jobs, un nuevo fenómeno acababa de nacer, la aparición de un segmento que con el tiempo, acabaría por expandirse de igual forma que lo hizo la fiebre por los smartphone unos años antes. Bienvenido iPad, bienvenido al trono.

  • iPad 2, consagrándose frente a sus rivales

El 2 de marzo de 2011, se presentó por primera vez el sucesor del iPad. Con mucha expectación, Apple mostró una tablet más delgada y ligera, con un procesador  dual core de 1GHz , dos cámaras, una frontal para usar con Facetime y otra trasera para tomar instantáneas y grabar vídeo (cosa que se consideró innecesario), una salida de vídeo de alta definición y algunos detalles más que hacían que el primer iPad quedará automáticamente obsoleto.

El iPad 2, aun siendo continuista en su propuesta, mejoró en todo.
El iPad 2, aun siendo continuista en su propuesta, mejoró en todo.

La resolución del panel no se modificó, al igual que el tamaño de este. Continuidad fue la palabra que definió al iPad 2, siendo calcado en todo lo relativo a su diseño,y solo mostrándo una pequeña evolución en lo que respecta al hardware. Apple mejoró lo justo y necesario y dejó intacto todo lo que había funcionado en su primera iteración en el segmento. ¿Para que tocar lo que funciona? Debieron pensar. Y razón no les faltó, ya que las ventas acompañaron al producto durante todo el tiempo que estuvo a la venta. Es más, aun con la salida de sus predecesores, el iPad 2 siguió a la venta para satisfacer las necesidades de esos usuarios que querían tener un iPad más económico.

  • Nuevo iPad, mejorando lo ya excelente

El 19 de marzo de 2012, los de Cupertino sorprendieron al público con la presentación de su nuevo iPad. Un restyling en toda regla, una pequeña puesta a punto que sin embargo, mejoró ciertos aspectos clave que alejaban al iPad 2 de la excelencia.

Para empezar, Samsung y Google, por nombrar dos ejemplos, ya contaban con tablets con resoluciones mayores que las del iPad de Apple, por lo que los usuarios de la firma pidieron que para la siguiente generación, la que nos concierne en este párrafo, se mejorara este aspecto. Así, apareció la pantalla retina, montada unos meses antes en el iPhone 4.

Un nombre poco comercial que escondía una clara evolución respecto al iPad 2
Un nombre poco comercial que escondía una clara evolución respecto al iPad 2

Sin embargo, la mejora en la resolución no fue lo único que se mejoró en el «Nuevo iPad (nombre poco comercial, creo yo). El procesador, doble núcelo en la CPU y cuatro núcelos en lo que a GPU se refiere, hizo que el rendimiento de la tablet se disparara hasta límites por aquel entonces desconocidos. A su vez, la cámara trasera mejoró sus prestaciones y permitió tomar fotos de mejor calidad y grabar vídeo con una resolución de 1080p, algo que aun pareciendo una tontería, era algo que el consumidor demandaba cada vez más en una tablet. Para terminar con las novedades, Siri (dictado por voz) también llegó con este nuevo tablet.

  • iPad 4ª generación, extraño movimiento de Apple

Tras pocos meses a la venta, el conocido como «Nuevo iPad» le salió un sucesor. Algo que nadie esperaba, visto el poco tiempo que el tercer iPad llevaba en el mercado. No obstante, todo tenía su explicación. La compañía Californiana había anunciado su nuevo cable de carga y transferencia de datos conocido como Ligthning, un nuevo conector que sustituía al viejo cable de 30 pimes pasando en este caso al uso de solo 8. A su vez, también permitía conectarlo de la forma que quisiéramos debido a que por ambos lados era idéntico, siendo por lo tanto más cómodo de usar.

La principal novedad del iPad 4 fue el conector Lightning.
La principal novedad del iPad 4 fue el conector Lightning.

Lightning fue con diferencia la mayor novedad del iPad 4. De todos modos, sería injusto pasar por alto el nuevo procesador, cuyo rendimiento era el doble si lo comparamos con el montado en el iPad 3. A su vez, una batería de mayor amperaje le proporcionaba una autonomía algo más elevada, pero aquí se acababan las novedades más destacadas. Otros pequeños detalles fueron corregidos, pero apenas tuvieron repercusión y eso hizo que esta nueva generación del iPad se viera como un simple lavado de cara.

  • El nacimiento del iPad Mini

Siguiendo con la cronología del iPad,  debo nombrar al encargado de abrir las puertas a nuevos usuarios que por aquel entonces veían inviable el hacerse con un tablet de la firma. El sufijo Mini acompañaba el nombre por todos conocido, siendo más económico que su hermano mayor, con un tamaño de 7,9″ de diagonal (más acorde a los nuevos tiempos), un procesador heredado directamente del iPad de segunda generación, un buen tándem de cámaras tanto frontal como trasera, y una pantalla heredada también del iPad 2. Para definirlo de algún modo, el nuevo producto de Apple era un iPad 2 a escala. Sin tecnología retina en su pantalla, ni tampoco un procesador tan potente como el equipado por su hermano mayor.

El primer Mini permitió a muchos usuarios hacerse con su primer iPad.
El primer Mini permitió a muchos usuarios hacerse con su primer iPad.

De todos modos, sería injusto no hablar sobre su diseño. Por primera vez desde que Apple presentara el primer iPad, la firma decidió reducir los marcos laterales y lograr un grosor muy conseguido. Las alabanzas no tardaron en aparecer, reclamando de cara a la siguiente generación del iPad de gran tamaño, un diseño que siguiera las mismas directrices que las vistas en el iPad Mini.

  • iPad Air, el cambio que muchos reclamaban

La competencia era ya muy feroz. Así como el primer iPad consiguió sorprender a propios y extraños, logrando unos resultados de ventas brutales (cosa que repitió con la segunda generación), los siguientes tablets de Apple, aun logrando buenas ventas y críticas más que aceptables, empezaron a mostrar evidentes signos de estancamiento. Las novedades eran cada vez menos notorias, aun mejorando siempre el rendimiento del producto y consiguiendo así, una experiencia de uso cada vez más pulida. No obstante, con Samsung y otras compañías apretando el acelerador, Apple debía encontrar el modo de volver a destacar, y así lo hizo el 22 de octubre de 2013, momento en el que se anunció la quinta generación del tablet por excelencia.

Adoptando el nuevo lenguaje de diseño estrenado en el primer Mini, el Air volvió a demostrar quién era el rey.
Adoptando el nuevo lenguaje de diseño estrenado en el primer Mini, el Air volvió a demostrar quién era el rey.

iPad Air, nueva nomenclatura que ya daba a entender que la quinta generación del reconocido tablet no era una simple evolución. Pretendía ser el iPad que volviese a poner en primer plano a la empresa americana. Y lo consiguió. Quizás no al nivel aplastante de los dos primeros iPad, pero aun así, tanto la prensa especializada como los usuarios, destacaron la clara diferencia que esta vez si, había respecto a la anterior generación.

El tamaño del panel seguía siendo el mismo de siempre. 9,7″ embutidas en un cuerpo de aluminio mucho más reducido y y ligero, consiguiendo así una ergonomía muy lograda.

El procesador equipado esta vez era un Dual Core a 1,3GHz cada uno, con un nuevo procesador alternativo conocido como M7, que se encargaba de recibir y procesar todos esos datos recogidos por los distintos sensores del tablet que en años anteriores, debía traducir un solo procesador. Con la aparición de este segundo chip, se consiguió una clara mejora en el rendimiento del nuevo iPad, cosa aplaudida por todos. Si le añadimos 1GB de Ram, quedan unas especificaciones muy competentes.

Las cámaras, por su parte, también fueron mejoradas, siendo la delantera una FaceTime HD y la trasera, una competente lente de 5mpx con posibilidad de grabar en 1080p. Con el añadido del nuevo iOS 7, el cual mejoró en general muchos procesos que anteriormente se mostraban arcaicos, el iPad Air acabó por enamorar de nuevo a todos los que en su momento habían migrado a otros productos de la competencia.

  • iPad Mini Retina

El nombre ya lo dice todo. El éxito cosechado con el lanzamiento del primer iPad Mini fue tal, que Apple no dudó ni un segundo en seguir adelante con la saga. Junto con el iPad Air, el Mini Retina se lanzó al mercado con especificaciones mejoradas, logrando que aspectos criticados como la pobre resolución de pantalla del primer Mini, fueran solucionados gracias a la incorporación de la famosa tecnología Retina Display. Esta vez si, al fin, el pequeño de los iPad contaba con un panel digno con el que poder disfrutar de películas o pasar horas leyendo artículos.

La pantalla Retina destacaba como la novedad más importante del Mini 2.
La pantalla Retina destacaba como la novedad más importante del Mini 2.

Otros aspectos a considerar, como el procesador directamente heredado del iPhone 5S, la cámara FaceTime de 1,2MPx (nada de HD como en el Air) o una buena cámara trasera con capacidad de grabar a 1080p, hacían del segundo iPad Mini todo un pequeño matagigantes.

  • iPad Air 2 y la posible muerte de los Mini

Lo ocurrido este año tiene miga. Por un lado, se ha presentado el sucesor del excelente iPad Air, mientras que por otro, Apple parece haber cambiado de opinion respecto a su gama Mini. ¿El motivo? Hay rumores que apuntan a que Apple estaría considerando fabricar un iPad de mayor tamaño que el de 9,7″ , llamado iPad Pro, cosa que aun falta por confirmarse.

El iPad Air 2 presenta un hardware muy similar al equipado por el nuevo iPhone 6 y iPhone 6 Plus. Un nuevo procesador más potente que el anterior y con menor gasto energético, la inclusión del nuevo Touch ID en sustitución del clásico botón Home, un co-procesador más potente encargado del control de los sensores, o enormes mejoras en las cámaras, pasando la trasera de 5 a 8mpx con muchas novedades de software inéditas hasta la fecha, completan el que es una de las tablets más competentes que hay en el mercado.

Muy pobre el nuevo Mini. Touch ID y el color dorado como únicas novedades.
Muy pobre el nuevo Mini. Touch ID y el color dorado como únicas novedades.

Por desgracia, al Mini 3 no lo han tratado con el mismo mimo que su hermano mayor. La única novedad es el Touch ID, todo lo demás es idéntico al anterior iPad Mini. Simplemente, y si queremos destacarlo como novedad (cosa que no deja de ser un detalle), el color dorado aparece por vez primera en la gama Mini. Nada más.

Espero que os haya gustado el artículo. ¡Nos vemos en la siguiente entrada!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s