Prácticas de dudosa moralidad en vídeojuegos

Los vídeo juegos ya no son lo que eran. No digo que la calidad de estos se haya visto mermada. Más bien, las políticas seguidas por las empresas del sector, ya no son las mismas que se seguían hace un tiempo. Parece que la avaricia puede con todo. Veremos si el consumidor reacciona y se para así la práctica de acciones cuyo único argumento es el de recaudar más y más. ¿Vemos cuáles son las prácticas más habituales seguidas por las compañías de vídeo juegos?

  • Un cambio de estrategia

Los que llevamos años en esto de los vídeo juegos, sabemos cómo ha ido evolucionando la industria hasta llegar a lo que tenemos hoy. Muchos hemos crecido con la primera Playstation, siguiendo con la aparición de las consolas de 128 bits como Playstation 2, Xbox y Gamecube, y evolucionando más tarde hacia Playstation 3, Xbox 360 y Wii. Actualmente las tres consolas domésticas son Wii U, Xbox One y Playstation 4, tres sistemas de sobremesa cuya forma de tratar al usuario poco tiene que ver con lo ofrecido en sus antecesoras. Quizás, de las tres consolas actuales, la única que se mantiene más fiel a los principios seguidos en la época de los 128 bits, por poner un ejemplo, es Wii U, no obligando al usuario a pagar por jugar online, no llenándolo de DLC (contenido extra a precio de oro), o los dichosos pases de temporada. Por desgracia, lo normal hoy día es que nos intenten sacar dinero cómo sea, por lo cual, no deja de ser un movimiento lógico viendo la evolución que ha ido siguiendo el sector del vídeo juego con los años.

Compañías como Electronic Arts, por citar una de las más influyentes, empezó con prácticas poco lícitas al obligar a todos los usuarios que compraran un juego de una de sus franquicias, a introducir un código para jugar online. Sin ese código, las opciones online del título en cuestión estaban capadas. ¿El motivo? Evitar la segunda mano. El hecho de que una segunda persona pudiera comprar el juego años después pudiendo jugar online con él, era algo que EA como principal impulsora de la iniciativa, no quería permitir. Con ello, lo único que se ganaron fue la antipatía del público, el cual no entendía porqué cada vez más, se obligaba al usuario a pasar por tediosos procesos para simplemente jugar. Algo que antaño era tan fácil como coger el cartucho o CD, ponerlo en la consola y empezar con el juego, se ha convertido en un proceso en el que nos encontramos actualizaciones, códigos, advertencias y un sin fin de cosas que lo único que consiguen es desesperar al usuario.

Algo que durante un tiempo fue habitual, era tener que introducir un código para jugar online. En caso de no tenerlo, debíamos comprarlo por 10 euros.
Algo que durante un tiempo fue habitual, era tener que introducir un código para jugar online. En caso de no tenerlo, debíamos comprarlo por 10 euros.

¿Será este cambio de estrategia el fin de los vídeo juegos como los conocíamos? No me gusta ser catastrófico, pero mucho me temo que las cosas ya no volverán a ser iguales. Me explico. Hace unos años, cuando íbamos a la tienda y salíamos con nuestra nueva adquisición, sabíamos que lo que nos estábamos llevando era un juego completo, con su previo proceso de testeo, con un modo online depurado (en caso de que lo tuviera), y un sin fin de extras cuya forma de desbloquearlos era mediante acciones que podíamos realizar en el propio juego. ¿Dónde ha quedado todo eso? Si lo comparamos con lo que nos encontramos actualmente en la gran mayoría de títulos, veremos que la situación es radicalmente distinta. Hoy día, comprar un juego supone llegar a casa, esperar a que se actualice para arreglar posibles fallos que no han sido capaces de detectar durante el desarrollo del mismo, luego verificar que somos usuarios de plataformas como UPlay de Ubisoft o de Origin por parte de Electronic Arts, y ya al final, nos permiten ponernos manos a la obra y disfrutar del título. Tedioso, ¿no?

En esta imagen podéis ver como los pases de temporada se anuncian ya sin reparo alguno. Incluso antes de que el juego salga a la venta. ¿Juegos capados? ¡Nah!
En esta imagen podéis ver como los pases de temporada se anuncian ya sin reparo alguno. Incluso antes de que el juego salga a la venta. ¿Juegos capados? ¡Nah!

Lo más grave llega cuando vemos que el título en cuestión está capado. Es decir, en caso de que el juego tenga un modo online, veremos que los mapas con los que cuenta el juego se pueden contar con los dedos de una sola mano. ¿Tan poco contenido tiene? Ojalá fuera así. El problema viene dado por el hecho de que cada vez más, muchas compañías presentan el mismo día que aparece el título a la calle, un pase de temporada el cual ya nos avisa que tendremos acceso a contenido extra, llámese nuevos mapas, nuevos skins, un modo historia ampliado, etc. No es de recibo que pagando lo que pagamos, luego nos ofrezcan nuevo contenido que hace años, habría venido gratuitamente en el propio disco sin tener que rascarnos el bolsillo de nuevo.

  • Nuevas prácticas de dudosa moralidad

Junto a todo lo dicho, últimamente hay nuevas prácticas que las empresas están viendo como una posible solución a la hora de mejorar sus arcas. Recuerdo que hace un par de años, juegos como la tercera entrega de la saga Dead Space, presentaban microtransacciones. ¿Qué son? Tan fácil como ofrecer contenido que el propio usuario puede conseguir jugando al juego de forma inmediata, sin esfuerzo alguno. Bueno, miento. El esfuerzo que deberá realizar el usuario es únicamente monetario. Para poneros un ejemplo, decir que el juego nos permite fabricar distintas armas con las que hacer frente a los enemigos. Estas armas se pueden ir mejorando e ir añadiendo materiales con los que conseguir nuevos efectos más devastadores. La cosa está en que a medida que vamos progresando en la aventura, todos estos materiales los iremos recolectando y con ello, podremos mejorar poco a poco nuestro arsenal. En el caso que nos ocupa, EA, desarrolladora del juego, propone al usuario más impaciente hacerse con todos estos materiales de buenas a primeras. Pagando por ellos, podremos ser máquinas de matar desde el inicio del título. ¿Es algo bueno? Está claro que cada uno puede hacer lo que quiera con su dinero, pero es triste ver como lo que antaño se conseguía gracias a la habilidad del jugador, ahora puede conseguirse con el uso de unos pocos euros.

Las microtransacciones han llegado incluso a juegos de primer nivel como Dead Space 3. Todo el reto que nos propone el juego puede ser anulado al pasar por caja. Muy triste.
Las microtransacciones han llegado incluso a juegos de primer nivel como Dead Space 3. Todo el reto que nos propone el juego puede ser anulado al pasar por caja. Muy triste.

A su vez, las microtransacciones han invadido por completo los juegos ofrecidos en las plataformas móviles. Juegos tan exitosos como Clash of Clans, SimCity, Los Sims, Township, Candycrush o Farmville, por nombrar algunos de los más representativos, cuentan con este tipo de acciones cuya única función es que esos usuarios más impacientes, acaben pasando por caja para así no tener que esperar a que sus acciones surtan efecto. Como digo, el romanticismo que impregnaba hace unos años el mundo de los vídeo juegos ha sido sustituido por un negocio dónde lo único que importa es hacer «cash». No digo que la indústria del vídeo juego, como también lo es la del cine o la música, no sea un negocio, pero hay maneras de enmascarar ciertas cosas, creo yo.

Juegos como Clash of Clans, uno de los juegos mejor valorados en plataformas móviles, hace uso de microtransacciones como forma de sufragar los gastos de la compañía. Parece que les funciona muy bien.
Juegos como Clash of Clans, uno de los juegos mejor valorados en plataformas móviles, hace uso de microtransacciones como forma de sufragar los gastos de la compañía. Parece que les funciona muy bien.

2 comentarios en “Prácticas de dudosa moralidad en vídeojuegos”

  1. Realmente esto me parece correcto, ya que no te hacen pagar por el juego, que menos que la gente que quiera pueda ayudar a la empresa creadora del juego y a más salir beneficiado él. En el caso de que para jugar Online se tenga que pagar, me parece correcto siempre y cuando la calidad del servicio sea correcta y de calidad. De no ser así, es engañar a la gente.

    Le gusta a 1 persona

    1. El problema Xavi es que el servicio que ofrecen viene a ser el mismo que ofrecian gratis. Ni hay servidores dedicados ni nada. Para mi es un abuso. Y de las microtransacciones yo no estoy en contra, pero es evidente que todo el reto que tiene el juego se pierde al pagar.
      Un saludo tio!

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s