Dossier 2014 / Smartphones Gama Alta

Hoy es el día. Tecnoglaerd.com se viste de gala para dar la bienvenida a la primera de las muchas entradas que durante estas dos últimas semanas de 2014 coparán toda actividad presente en el blog. En ella, os hablaré sobre los smartphone de gama alta aparecidos a lo largo de estos 12 meses. Sus principales virtudes, sus defectos más destacados, características que los definan respecto a sus rivales más próximos, y una larga lista de características que espero, os resulten interesantes. Sin más, ¡os dejo con los protagonistas!

  • HTC One M8

En el blog os he hablado muchas veces de resoluciones, de tipos de materiales empleados, de sensores fotográficos e incluso del tamaño cada vez más exagerado de la gran mayoría de smartphone actuales. Sin embargo, de todos los artículos publicados en el blog, en pocos he mencionado el que a día de hoy, sigue siendo el buque insignia de HTC. El HTC One M8, digno sucesor de un HTC One M7 que supo cautivar como pocos en el 2013. ¿Qué ofrece este smartphone?

La firma Taiwanesa fue de las primeras compañías en mover ficha. En marzo de 2014, HTC lanzó al mercado el que sería su exponente en la conocida como gama alta de teléfonos Android. Un móvil con unas especificaciones punteras, con un diseño muy cuidado y con algunas decisiones un tanto controvertidas que con la perspectiva que da el paso del tiempo, han demostrado ser erróneas. No obstante, antes de entrar más en detalle en ciertos aspectos, me gustaría empezar a hablar del HTC M8 destacando sus especificaciones.

El HTC One M8 presenta un diseño impresionante. Los materiales empleados en su construcción lo hacen destacar frente a sus rivales.
El HTC One M8 presenta un diseño impresionante. Los materiales empleados en su construcción lo hacen destacar frente a sus rivales.

El buque insignia de HTC monta un procesador de sobras conocido por todos. Un Qualcomm Snapdragon 801 Quad Core que corre a 2,26 GHz. Un corazón muy potente para la época, acompañado de 2 GB de RAM, una GPU Adreno 330 y una pantalla de 5″ con resolución FULL HD que le otorga un total de 441 ppi, una cantidad de píxels significativa que ayuda a que la visualización de contenidos multimedia sea excelente. A su vez, el M8 cuenta con una batería de 2800 mAh y una cámara de únicamente 4 mpx. ¿La razón? Aquí una de las decisiones extrañas que os he adelantado en el anterior párrafo. La firma Taiwanesa, en su afán de combatir el problema que desde siempre ha caracterizado las cámaras de los teléfonos y tablets del mercado, decidió desmarcarse de la competencia y en vez de subir la cantidad de megapíxels, decidió tomar el camino contrario. Esta decisión, conocida comercialmente como Ultrapíxels, permite que debido al mayor tamaño de los píxels, el sensor sea capaz de captar mayor luz y así, en fotografías nocturnas u oscuras, la toma salga mejor y con menos ruido.

Con el paso de los meses, sus rivales más directos se han encargado de demostrar que la decisión tomada por HTC no fue la correcta. Ni tan solo el añadido de una segunda cámara en su parte trasera con el objetivo de conseguir un efecto tridimensional en las fotos, ha logrado que el M8 destaque frente a su competencia. Sin embargo, sería injusto no hablar del que probablemente sea la característica que lo hace destacar respecto a los demás smartphone de gama alta. Su cuidado diseño. 

Lo mires por donde lo mires, el HTC enamora. Su dobe altavoz frontal permite el disfrute de contenido multimedia como pocos.
Lo mires por donde lo mires, el HTC enamora. Su dobe altavoz frontal permite el disfrute de contenido multimedia como pocos.

El uso de aluminio forma parte del ADN del M8. Un cuerpo metálico que le hace tomar la delantera en el segmento en lo que a materiales premium se refiere. No existe exponente hoy día, si hablamos de Android, claro está, que pueda hacer sombra al buque insignia de HTC en lo que a acabados respecta. Quizás el Xperia Z3 de Sony pueda rivalizar algo con el producto de HTC, pero aun así, crítica y usuarios destacan el smartphone de los Taiwaneses como el mejor teléfono del año en lo que a percepción premium se refiere. Un gran punto por HTC, y probablemente el mayor atractivo a día de hoy de un teléfono que tras 8 meses a la venta, ha quedado ya desfasado en muchos otros aspectos.

Para terminar la disección del tope de gama de la firma Taiwanesa, me gustaría hablaros de la conectividad del teléfono. En él, nos encontraremos Bluetooth 4.0 (muy importante gracias a la expansión de los wereables), Wifi, GPS, entrada para targetas microSD con el objetivo de aumentar la memoria interna del dispositivo, un chip NFC, entrada microUSB, jack de 3,5mm y por último, como característica más destacada, 4G.

  • Samsung Galaxy S5

De sobras conocido por la mayoría de mortales que pululan por la Tierra. Probablemente uno de los teléfonos más deseados junto al iPhone de Apple. Uno de esos terminales por los que la gente suspira. Si, el Galaxy S5 viene a ser el heredero de una saga millonaria por parte de Samsung, una familia de teléfonos que ha ayudado a que la empresa Coreana esté donde está a día de hoy (aunque últimamente las cosas no les vayan tan bien). Sin embargo, el último exponente de la saga Galaxy S, no ha logrado el éxito cosechado por sus antecesores. ¿Será por su gran parecido al S4?

Una de las críticas más recurrentes a la hora de hablar del Galaxy S5, es su gran parecido al S4 aparecido un año antes. Hace tiempo que a Samsung se le pide más valentía a la hora de diseñar sus productos. Un diseño que sí, es muy reconocible, pero que ya empieza a aburrir al consumidor, el cual reclama mayores cambios que le inciten a comprarse un nuevo terminal. Personalmente, creo que el hecho de que el teléfono no haya movido cifras tan grandes como sus antecesores, se debe principalmente a su anódino diseño.

El Samsung Galaxy S5 es un teléfono muy equilibrado, haciendo gala de características como el sensor de huellas y el de ritmo cardíaco que lo hacen especial.
El Samsung Galaxy S5 es un teléfono muy equilibrado, haciendo gala de características como el sensor de huellas y el de ritmo cardíaco que lo hacen especial.

No obstante, aunque Samsung no haya logrado convencer a los usuarios con un diseño rompedor o el uso de materiales premium (cosa que con el Note 4 o el Galaxy Alpha parece estar cambiando), el Galaxy S5 es un smartphone de garantías, probablemente uno de los tope de gama más equilibrados de los que se pueden comprar hoy día.

Hablando de las prestaciones del último miembro de la familia Galaxy S, empezaré hablando de su corazón. Un procesador Qualcomm Snapdragon 801 Quad Core, pero esta vez, con una velocidad de reloj de 2,5 GHz, no 2,26 como en el caso del HTC M8. Una pequeña evolución que hace destacar al S5 sobre el teléfono de HTC. Sin embargo, la hoja técnica no acaba aquí. 2 GB de RAM, una GPU Adreno 330 que permite correr cualquier juego con una fluidez envidiable. Una pantalla de 5,1″ de resolución FULL HD y 432 ppi (algo menor que el M8 debido a su 0,1″ de más). Una batería de 2800 mAh e innovaciones en el segmento como el uso de un sensor de frecuencia cardíaca y el sensor delantero de huellas dactilares, permiten al Galaxy S5 hacer casi cualquier cosa que se nos ocurra.

El sensor de ritmo cardíaco ha sido promocionado como una gran novedad. ¿Lo es realmente?
El sensor de ritmo cardíaco es muy útil para deportistas, sobretodo.

Hablando del sensor trasero, el buque insignia de Samsung monta un sensor CMOS de 16 megapíxels de 1/2,6 pulgadas y una apertura focal de 2,2, un buen dato que permitirá realizar grandes fotografías. A su vez, la cámara del S5 permitre grabar vídeo a 120 fps (cámara lenta) a una resolución de 720p, mientras que también permite realizar vídeo 1080p y a calidad 4k pero únicamente a 30fps. Por su parte, la cámara delantera se conforma con 2 mpx 1/7,3 pulgadas que permite la grabación de vídeo en FULL HD, suficiente para realizar vídeollamadas o hacernos un selfie.

Si os hablo de la conectividad, el teléfono de Samsung viene bien equipado. Bluetooth 4.0, NFC, Wifi, 4G LTE, GPS, la posibilidad de aumentar la capacidad con targetas MicroSD, entrada MicroUSB, Jack de 3,5mm para auriculares, etc. Una ristra de especificaciones que lo colocan como un auténtico todo terreno. Y más si le añadimos la protección IP67 de la que ya os hablé en esta entrada.

  • Sony Xperia Z3

Aunque 12 meses dan para mucho, la mayoría de fabricantes deciden asaltar el mercado con un solo terminal. No obstante, esta no es la estrategia seguida por parte de Sony. Empresa que en este 2014 ha contado con dos exponentes en la gama alta Android. El primero de ellos, el Z2, gozó de una muy buena aceptación gracias a cambios bastante profundos respecto a su antecesor, el Xperia Z1. Sin embargo, tras 6 meses en el mercado, la firma Nipona decidió darle un sucesor, y así fue como nació el actual buque insignia de la compañía, el Xperia Z3 del que os hablaré hoy.

Si hacéis memoria, habréis caído en la cuenta de que el Z3 lo he nombrado en la sección del HTC M8, destacándolo junto al smartphone taiwanés por ser uno de los teléfonos mejor acabados del año. El uso de cristal templado tanto en su parte delantera como en su parte posterior, junto al uso de un marco de aluminio, botones metálicos, altavoces frontales y un diseño clásico, minimalista, pulcro si cabe, hacen de él un móvil bien rematado, muy bonito y que gracias al rediseño de ciertos matices que en el Z2 no destacaban, consiguen hacer del Xperia Z3 un auténtico dandi.

Junto al HTC, es el mejor smartphone en lo que a materiales y construcción se refiere. Quizás sus marcos son demasiado grandes, pero es bonito hasta decir basta.
Junto al HTC, es el mejor smartphone en lo que a materiales y construcción se refiere. Quizás sus marcos son demasiado grandes, pero es bonito hasta decir basta.

Como en el HTC y el Samsung, en Sony también han decidido montar el Snapdragon 801 Quad Core a 2,5 GHz. Como podéis comprobar, tanto el S5 como el Z3, montan una versión algo superior a la que tiene el M8 de HTC. Como digo, es cuestión de los meses que han habido entre la salida de uno y otro producto. En el mundo tecnológico, dos o tres meses son un mundo. Tiempo suficiente como para que algo puntero pase a ser considerado como normal. A su vez, cuenta con una GPU también conocida. La Adreno 330.

Siguiendo con la lista de especificaciones del buque insignia Japonés, destacar que en vez de 2 GB RAM como sus rivales, el smartphone nipón presenta una memoria RAM de 3 GB, un valor destacable que le hace ser a día de hoy uno de los pocos teléfonos junto al Note 4 y la versión Coreana del LG G3, que cuentan con una de estas RAM. Por otra parte, el Z3 monta un panel de 5,2″ (0,2 y 0,1 mayor respecto al M8 y S5, respectivamente) con una resolución FULL HD y 424 ppp. Un valor más que bueno que al igual que sus más directos rivales, permite ofrecer a su dueño una reproducción de contenido multimedia excelente gracias también a su impresionante autonomía, la cual puede llegar a dos días de uso, el rey en este apartado (3100 mAh no extraíble).

Sony no duda en promocionar la resistencia que presentan sus terminales frente al agua.
Sony no duda en promocionar la resistencia que presentan sus terminales frente al agua.

El apartado fotográfico es probablemente una de las características por las que destacan los Xperia Z. En este caso, 20,7 mpx es el valor de la cámara trasera, pudiendo grabar en FULL HD, en 4K a 30fps, y como en el Galaxy S5, a 720p y 120 fps. Además, destacar la apertura focal del sensor, siendo de 2,2. Por último, la cámara delantera, la reservada habitualmente para selfies y vídeo llamadas, se queda con una resolución de 2,2mpx, más que suficiente.

Finalizando con el buque insignia de Sony, me gustaría hablaros de su conectividad, contando con NFC, Bluetooth 4.0, GPS GLONASS, DLNA, MHL, entrada MicroUSB, Jack de 3,5mm, 4G LTE, etc. Una larga lista de prestaciones permitirán a cualquiera hacer un uso total de su teléfono, siendo junto al Samsung Galaxy S5, uno de los pocos exponentes de la gama que estoy tratando en esta entrada que cuenta con protección IP. En este caso, IP68.

  • LG G3

De LG no he hablado demasiado hasta ahora en Tecnoglaerd, salvo el artículo del LG G Watch R al que podéis acceder pulsando aquí. Pero esto acabará pronto, debido a que estas navidades renovaré mi teléfono y el nuevo móvil que usaré en mi día a día será el protagonista del que os hablaré ahora. ¿Hablamos del buque insignia de LG?

Así como HTC y Sony han decidido que el diseño y el uso de materiales premium sea una de sus características bandera, Samsung y LG aun siguen siendo fieles al uso del plástico (o policarbonato, como queráis llamarlo). No obstante, así como Samsung apenas ha variado su diseño, LG lleva un par de años cuidando mucho la línea de sus últimos smartphone, mimando especialmente sus tope de gama. En el caso que nos ocupa, el LG G3, sorprende por presentar unos marcos laterales reducidos a la mínima expresión, siendo el marco superior e inferior también de muy reducidas dimensiones. Con ello, se logra un ratio de pantalla/cuerpo espectacular, consiguiendo que la parte delantera del móvil esté ocupada casi por su totalidad por el panel de 5,5″, el mayor de los smartphone aquí tratados.

La pantalla del G3 se lleva todo el protagonismo. Impresionante el ratio y la resolución conseguida por LG. Junto a los botones traseros, su principal seña de identidad.
La pantalla del G3 se lleva todo el protagonismo. Impresionante el ratio y la resolución conseguida por LG. Junto a los botones traseros, su principal seña de identidad.

Por suerte, el LG G3 guarda más sorpresas. Ya no solo su pantalla destaca por ser la protagonista absoluta por su gran diagonal, si no que también sorprende por ser uno de los primeros teléfonos en atreverse con resoluciones tan grandes como QUAD HD, un valor que se traduce en 1440×1560, un dato que dota al buque insignia de los surcoreanos de 534 ppp, un valor inalcanzable por sus rivales a día de hoy (salvo por el Note 4 o el Oppo Find 7, de los que hablaré otro día).

De su diseño también cabe destacar el uso de botones traseros, eliminando por completo el uso de la típica botonera lateral cuyas funciones son subir y bajar volumen, encender y apagar la pantalla, etc. En el caso del G3, todos estos botones han pasado a la parte posterior del teléfono, justo debajo de la cámara. Con ello, se logra unos laterales completamente lisos y ayuda a que la ergonomia sea mayor.

Hablando del corazón del LG G3, al igual que su competencia, monta un Snapdragon 801 a 2,5 GHz junto a una GPU Adreno 330. Características compartidas con los demás teléfonos (salvo el HTC One M8) que le permiten ofrecer un rendimiento notable. Junto a 2 GB de RAM, una batería de 3000 mAh (suficiente pero penalizada por la alta resolución del panel) y una larga lista de características de conectividad compartida también por sus rivales, hacen del G3 un auténtico bicho.

Una de las innovaciones del LG G3 es la incorporación de un laser que permite enfocar muy rápidamente.
Una de las innovaciones del LG G3 es la incorporación de un laser que permite enfocar muy rápidamente.

No obstante, hay algo de lo que debe hablarse cuando el protagonista es el G3 de LG. Su pantalla, impresionante por su tamaño, su ratio y por su increíble resolución, hace que la autonomía del teléfono se vea algo perjudicada respecto a los demás smartphone de gama alta. La comparación resultaría odiosa si se hiciera únicamente con el Z3 de Sony. Para haceros una idea, el G3 es probablemente el tope de gama con menos autonomía actualmente, mientras que el terminal Nipón está en el extremo contrario. ¿Es algo descarado? Tampoco eso. Digamos que mientras que muchos de sus rivales pueden aguantar el día de uso sin demasiados problemas, el terminal de LG puede llegar algo más justo. Este es el precio a pagar por tener un panel de resolución tan elevada. ¿Dispuesto a pagar por ello? En mi caso particular, sí.

Para finalizar la entrada, me gustaría destacar otra de las novedades presentadas por LG en su buque insignia. Se trata del conocido como Laser Auto Focus, una característica inédita por ahora en cualquier otro teléfono y que permite al G3 enfocar con muchísima rapidez cualquier objeto que tenga delante, sea cual sea la luz que haya en el ambiente. Incluso a traves de superficies como el cristal de una ventana, el smartphone de LG consigue grandes resultados. Para ello, una resolución de 13 mpx para su cámara trasera, junto al uso de doble flash led (uno cálido y otro frío) se encargan de hacer que el G3 sea un notable exponente en lo que a fotografía respecta. Por último, la cámara delantera cuenta con 2,1 mpx, un valor que está en la media de lo que presentan sus rivales más directos.

2 comentarios en “Dossier 2014 / Smartphones Gama Alta”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s