Opinión / Lo importante en un vídeojuego

Hoy quiero hablaros de un tema que creo, empieza a ser dañino para la industria del vídeojuego. Los gráficos. Un aspecto que con los años, ha ido haciéndose cada vez más importante para los usuarios del sector. Por desgracia, el hecho de que el apartado gráfico y otros aspectos técnicos estén siendo cada vez más relevantes en el mundillo, hace que las compañías descuiden otros aspectos que deberían ocupar un lugar más destacado en su hoja de ruta, siendo la jugabilidad uno de ellos. ¿Cuál debe ser el objetivo de un vídeojuego? ¿Divertir o verse bonito? De ello os quiero hablar hoy.

  • Perdiendo la esencia

Con la llegada de las tres dimensiones, el sector del vídeojuego vivió un cambio tremendo en todos los aspectos. El desarrollo cenital dejó paso a mundos poligonales cuya evolución con los años ha ido acercándolos cada vez más a la realidad. Actualmente, con las nuevas vídeoconsolas y el PC, estamos llegando a niveles insospechados cuando en la era de PSX o Sega Saturn, se mostraron los primeros mundos y personajes poligonales. No obstante, toda la evolución vivida con la mejora del apartado gráfico, ha conllevado que otros aspectos más importantes si cabe, hayan sido menos cuidados.

La jugabilidad siempre ha sido el puntal sobre el que se debía desarrollar un nuevo vídeojuego. Todo lo demás era secundario. Si un juego conseguía un buen equilibrio entre su acabado gráfico y jugable, mejor que mejor, pero no era ese el principal objetivo o meta de los desarrolladores. Por aquel entonces, cuando las tres dimensiones aun no se habían mostrado al mundo, juegos como Castlevania o Super Mario Bros, por poner un par de ejemplos, sustentaban su éxito en una jugabilidad a prueba de bombas. Sin embargo, con el paso de los años y la irrupción de consolas cada vez más potentes, las compañías decidieron cada vez más, dotar a sus nuevos títulos de gráficos impresionantes descuidando a su vez, el cómo se juega a ellos.

Las plataformas vivieron un cambio tremendo con la aparición de los mundos en 3D, siendo Crash Bandicoot en PSone, y Super Mario 64 en Nintendo 64, dos de los mejores juegos de la época.
Las plataformas vivieron un cambio tremendo con la aparición de los mundos en 3D, siendo Crash Bandicoot en PSone, y Super Mario 64 en Nintendo 64, dos de los mejores juegos de la época.

A día de hoy, consolas como PS4 y Xbox One, consiguen mostrar al jugador gráficos impresionantes. El texturizado, los efectos de luz, partículas, fluidos, físicas, etc. Muchos puntos que al desarrollar un nuevo título, las compañías tienen muy en cuenta. Normal, claro está, teniendo en cuenta que actualmente un juego debe buena parte de su éxito a cómo se vea respecto a su competencia. Es decir, una obra con un apartado técnico solvente, siempre tendrá mayores posibilidades de tener éxito si lo comparamos con un título donde la jugabilidad tenga mayor protagonismo que su apariencia visual. Triste pero cierto.

Por suerte para muchos, aun hay reductos en la industria donde apartados como la jugabilidad son mimados como siempre deberían haberlo estado. Una de las compañías que más cuida este aspecto, es Nintendo. Una firma que desde sus inicios se ha caracterizado por ofrecer al jugador lo que siempre ha querido. Jugar. El ejemplo más claro lo tenemos en sus dos últimas consolas de sobremesa. Tanto Wii como Wii U, son sistemas que no han destacado visualmente, no obstante, la mayoría de juegos desarrollados para ellas, han mostrado cómo crear experiencias jugables actualmente desaparecidas. Sin embargo, me gustaría lanzar una nueva pregunta. ¿Es Nintendo la única preocupada por mantener la esencia del vídeojuego tal como lo conocemos?

  • Juegos que basan su éxito en su jugabilidad

Hasta aquí, muchos me tacharéis de exagerado. O de alarmista. Puede ser. Quizás la situación expuesta en esta entrada no sea tan preocupante para vosotros como sí lo es para mi. De todos modos, creo que todos estaremos de acuerdo en destacar que a día de hoy, en la mayoría de foros y medios relacionados con el vídeojuego, los debates más candentes son todos aquellos relacionados con los gráficos y aspectos técnicos de tal o cual juego. Ya digo, es una opinión que me he ido formando con el paso del tiempo, no obstante, también me gustaría destacar esos juegos que actualmente basan su fama o éxito en presentar una jugabilidad rica. ¿Los conocemos?

El último título de Platinum Games, ha salido en exlusiva para Wii U, convirtiéndose de facto en uno de los mejores juegos de la actual consola de sobremesa de Nintendo.
El último título de Platinum Games, ha salido en exlusiva para Wii U, convirtiéndose de facto en uno de los mejores juegos de la actual consola de sobremesa de Nintendo.

El primero que se me viene a la cabeza, es Bayonetta. Una franquicia que tras su primera entrega multiplataforma, ha acabado por convertirse en uno de los mejores exclusivos de Nintendo Wii U. Una obra que basa su éxito en un control exquisito de la protagonisa, muy ágil, rico en combinaciones (recordar que se trata de un hack’n slash, un beat em up de toda la vida, vaya) y una dificultad creciente que olbiga al jugador a estar muy atento a todo lo que le rodea.

Otro juego que he tenido la suerte de probar hace poco, es Driveclub. Un título de conducción que mezcla lo mejor de dos mundos. Un control a medio camino entre lo arcade y la simulación que consigue hacer de cada evento, sea una carrera, una prueba contrareloj o una de derrape, todo un divertimento. Sin embargo, lo curioso del juego de Evolution Studios (first party de Sony), es que consigue ser uno de los benchmark del catálogo de PS4 en lo visual. Es decir, se consigue ser uno de los títulos más potentes en lo que a gráficos se refiere, sin descuidar un control que ya muchos otros querrían para si.

Driveclub es una nueva ip de Sony cuyo lanzamiento para PS4 ha supuesto todo un acontecimiento. Tras unos inicios dubitativos, el título ha conseguido aunar un apartado gráfico tremendo y una jugabilidad muy depurada.
Driveclub es una nueva ip de Sony cuyo lanzamiento para PS4 ha supuesto todo un acontecimiento. Tras unos inicios dubitativos, el título ha conseguido aunar un apartado gráfico tremendo y una jugabilidad muy depurada.

Por último, me gustaría hablaros de una de las sagas más exitosas en estos últimos tiempos. Dark Souls. Una franquicia que nació originalmente en PS3 con el aclamado Demon’s Souls, para posteriormente pasar a ser un juego multiplataforma donde usuarios de Microsoft, PC y Sony, han podido disfrutar de una serie de obras donde la dificultad, la estrategia y el cómo afrontar cada situación, forman la columna vertebral sobre la que se sustenta el inmenso éxito de la franquicia. Y veremos qué nos espera en el futuro Bloodborne, cuya exclusividad para PS4 puede ser importante para Sony en lo concerniente a las ventas de su ya exitosa consola.

  • Se debe recuperar el camino

Tras todo lo escrito a lo largo de la entrada, quedará claro que mi forma de ver los juegos dista de cómo los veía hace una década atrás (o más allá, incluso). Éxitos como la saga Assasin’s Creed, Uncharted o Gears of War, por nombrar tres de los nombres más potentes en la actualidad, han construido sus experiencias en gráficos preciosos donde aspectos como la jugabilidad, sin ser descuidados (los tres cuentan con suficientes ingredientes como para ser considerados obras excelentes), si que muestran evidentes signos de estancamiento.

Tanto la saga protagonizada por Nathan Drake (Uncharted) como por Marcus Fenix, presentan una jugabilidad muy similar. Es evidente que los saltos y plataformas del juego de Naugthy Dog no son protagonistas en la franquicia de Microsoft, pero otros aspectos como parapetarse tras una plataforma, scripts cada 5 minutos u otras características, hacen que los juegos actuales, al menos muchos de ellos, pequen de una jugabilidad muy parecida entre ellos y por ende, la sensación en el jugador de que está jugando a algo que ya ha jugado previamente.

Por no hablar de la dificultad decreciente en la mayoría de títulos lanzados en los últimos tiempos. Recuerdo cuando hace unos años, el solo hecho de terminar un nivel de un juego, hacía que a uno le quedara una sensación de satisfacción y orgullo que a día de hoy, al menos si os hablo de mi experiencia personal, no tengo. Y eso que siempre que se me da la posibilidad, elijo la dificultad más alta para que así me suponga un reto mayor. Pero ni con esas.

Por lo tanto, y para ir cerrando ya con el artículo, creo que es de todos obligatorio el hacer presión para que los vídeojuegos vuelvan a ser lo que eran. Experiencias donde lo visual y la jugabilidad estén en constante equilibrio, no descuidando el aspecto que desde los inicios, definió la industria que todos tanto queremos.

Y tu, ¿Opinas que actualmente a los gráficos se les da mayor importancia que a una buena jugabilidad?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s