Análisis / LG G3

LG ha cambiado mucho en estos últimos años. Ha pasado de ser una firma poco considerada, donde las críticas hacia su política de actualizaciones y rendimiento de sus terminales eran una constante, a ser actualmente una de las marcas con mejor reputación en el mundo Android. Una de las razones por las cuales la firma surcoreana ha pasado de ser «odiada», a ser considerada una firma a tener en cuenta, es el lanzamiento hará un par de años, de su excelente LG G2. Un smartphone que supo cautivar a millones de consumidores que lograron ver en el buque insignia de LG, un terminal con una gran autonomía, un ratio pantalla/cuerpo espectacular, un panel de excelente calidad, por no hablar de innovaciones como el traslado de los clásicos botones laterales, a la parte posterior del terminal. Muchas características que convirtieron al nuevo smartphone de LG, un producto deseado, un terminal que es considerado hoy día un clásico moderno como lo fue en su momento el Samsung Galaxy S2. ¿Logrará su sucesor, el LG G3, tener la misma consideración que su antecesor? ¡Descubrámoslo!

  • Un diseño cautivador

Actualmente existe la certeza de que el uso de metal en el cuerpo de un terminal, lo convierte automáticamente en un teléfono premium. No negaré que el uso de materiales como el cristal o metal, logran una mayor sensación de calidad respecto al plástico usado en la mayor parte de terminales del mercado (Apple es la única que ha sabido desmarcarse desde hace años con el uso de materiales nobles en sus iPhone), no obstante, dudo que ambos conceptos deban estar intrínsecamente unidos. Pienso que hay muchas maneras de lograr que tu producto rezume calidad, siendo la usada por LG con su LG G3, una de las que considero más acertadas.

Un diseño muy conseguido, aun sin usar los conocidos como materiales "premium".
Un diseño muy conseguido, aun sin usar los conocidos como materiales «premium».

El buque insignia de LG está fabricado en plástico. Así, sin más. Sin embargo, debo matizar una serie de cosas para no llevaros a pensar que el terminal cuenta con un acabado indigno debido a su condición. La principal y más importante, es el acabado que presenta este policarbonato. Acostumbrados al uso del conocido como plástico «Glossy» en la mayor parte de productos, es de destacar que la firma surcoreana haya querido desmarcarse usando un plástico de muy buena presencia. Es más, a ojos de cualquier persona, el acabado de este policarbonato podría llegar a confundirlo y pensar que se trata de metal.

Sin embargo, el LG G3 destaca no solo por el buen trato efectuado sobre el plástico que lo viste, si no por su excelente diseño. El buque insignia de LG es considerado uno de los mejores teléfonos si hablamos del ratio pantalla/cuerpo. ¿No sabéis de lo que os estoy hablando? Muy fácil. Cuando os hablo del ratio entre el panel y el cuerpo del terminal, me vengo a referir en el aprovechamiento que presenta la pantalla respecto al tamaño total del terminal. Cuanto menor es el ratio existente entre ambos factores, mejor aprovechamiento de pantalla respecto al cuerpo del teléfono. Por lo tanto, en el caso que me ocupa en este análisis, el LG G3 ha conseguido algo muy aplaudido por crítica y usuarios. Colocar una inmensa pantalla de 5,5″ de diagonal, en un diminuto cuerpo donde las cuatro esquinas del smartphone han sido minimizadas hasta niveles pocas veces visto hasta ahora.

Tres colores son los que se pueden conseguir en Europa. El dorado, el carbono y el blanco. Todos ellos destacan por ofrecer un conjunto muy bonito.
Tres colores son los que se pueden conseguir en Europa. El dorado, el carbono y el blanco. Todos ellos destacan por ofrecer un conjunto muy bonito.

Tener el LG G3 en las manos y comprobar que la mayor parte de su frontal (un 76,4% del total, para ser exactos) está ocupado por su genial panel, consigue darle al teléfono un diseño de lo más distinguido. Es más, es a día de hoy uno de los mejores smartphone en este aspecto, siendo sus principales rivales, llámese Sony Xperia Z3 o iPhone 6 Plus (dos teléfonos de alta gama), terminales cuyo aprovechamiento del espacio no ha sido tenido en cuenta de la misma forma en la que lo ha hecho LG.

Sumándose al resto de aspectos comentados en este análisis, me gustaría destacar otros datos quizás algo más fríos, pero que sin embargo, ayudan a sumar a la hora de conseguir que la valoración del LG G3 sea excelente en este apartado. El primero de ellos, su peso. 150 gramos que consiguen un buen equilibrio entre dimensiones y manejabilidad. Estamos acostumbrados a asociar grandes terminales, con pesos desmesurados. Por suerte, esto es algo que poco a poco hemos ido viendo mejorar en todos los nuevos lanzamientos realizados estos últimos meses. El aligeramiento de los smartphone es algo que las marcas empiezan a tener en cuenta, siendo LG una de las más preocupadas en mantener en estricta dieta a sus principales terminales.

Tras usar el terminal durante tres meses, puedo aseguraros de que el uso prolongado (1 hora o 30 minutos visualizando un vídeo, por ejemplo) no afectó negativamente a mis manos. Es decir, el peso no se dejó notar en demasía sobre mis castigadas falanges, por lo que el resultado final lo considero como apropiado. A su vez, íntimamente relacionados con el peso del teléfono, debo hablaros de sus dimensiones. En el G3, nos encontramos con un 14,6 cm de alto, 7,4 cm de ancho, y unos correctos 8,9 mm de grosor. Como podréis observar, siempre que seáis unos frikis de la tecnología como yo, el grosor del LG G3 no es de los mejores. Terminales como los citados anteriormente, como el Z3 de Sony o el iPhone 6 Plus, presentan un grosor bastante más conseguido. No obstante, hay dos motivos por los cuales el buque insignia de LG es algo más grueso que sus rivales de gama. El primero de ellos, la posibilidad de extraer y cambiar la batería (mejorando así la autonomía del teléfono en casos de urgencia), y la segunda pero no por ello menos importante, la ligera curvatura que presenta el smartphone en su parte posterior, mejorando así la ergonomia e impidiendo que se nos resbale tan fácilmente de las manos.

  • Cambiando las reglas establecidas

Al empezar el análisis, os he hablado de su antecesor, el LG G2. Este terminal presentó como primicia mundial, el uso de botones en su parte posterior. LG destacó en su presentación, que el uso de botones en la parte trasera del teléfono, mejoraban la usabilidad del terminal debido a la posición natural en la que quedaban los dedos al mantener el teléfono en las manos. ¿Es cierto lo dicho por LG? Aunque creáis que viene a ser una maniobra de marketing como muchas de las que usan las marcas para cautivarnos, si me refiero a la característica que aquí estoy tratando, debo mojarme y decir que LG no mintió. Tras estos meses de uso ininterrumpido, doy fe que la posición de los botones en su parte posterior mejoran y mucho la comodidad a la hora de usar el teléfono.

La ubicación de los botones en su parte trasera, otorgan al LG G3 de una mayor ergonomía.
La ubicación de los botones en su parte trasera, otorgan al LG G3 de una mayor ergonomía.

Para poneros un ejemplo, el estar hablando por teléfono y poder subir y bajar volumen sin tener que desplazar el dedo hacia uno de los laterales, es todo un acierto. Tened en cuenta que al coger nuestro smartphone a la hora de conversar con alguien, nuestro dedo índice queda justo en la posición donde inteligentemente LG ha colocado la botonera, por lo que variar el volumen se torna algo de muy fácil y cómoda ejecución. Lo mismo sucede cuando estamos viendo una película o vídeo. Debido a la posición en la que quedan nuestros dedos, realizar cualquier acción con los botones es relativamente sencillo. Más que si estos estuviesen en uno de los laterales.

  • Una pantalla adelantada a su tiempo

Ahora me toca hablaros de su pantalla. Un panel cuyo protagonismo destaca frente cualquier otro aspecto del LG G3. Un display de excelente factura, donde brillo, nitidez y ángulos de visión se fusionan para lograr una experiencia visual al alcance de pocas pantallas a día de hoy (para mi, solo es superada por la del Samsung Galaxy Note 4 y quizás la usada en el Xperia Z3).

La principal característica del display del LG G3, es su inmensa resolución. Los datos fríos así lo demuestran. 2560x1440p que otorgan al tope de gama de LG de una nitidez cuya única comparación posible a día de hoy es con el Note 4 de Samsung o el Find 7 de Oppo. Dos auténticos monstruos los cuales, junto al LG G3, abanderan la implantación de esta nueva e impresionante resolución.

Una resolución descomunal, tal y como dijeron en su presentación. Sin embargo, ¿se le saca todo el jugo?
Una resolución descomunal, tal y como dijeron en su presentación. Sin embargo, ¿se le saca todo el jugo?

Muchas veces, cuando entráis en un blog o página, la mayoría de veces os encontráis con datos que poco os aportan en el día a día. Es por ello, por lo que me gustaría hablaros de cómo ha influido esta inmensa resolución en mi día a día con el LG G3. Y ya os advierto de que el resultado, aunque muy bueno, no consigue sorprender demasiado. Me explico. A todo aquel que venga de un teléfono antiguo, es evidente que notará y mucho la mejoría en la nitidez de todo lo que se le muestre en pantalla. Es probable que se sorprenda al entrar en Youtube y visualice alguno de los vídeos que presentan tal resolución. Sin embargo, aquí debo pararme y explicaros el motivo por el cual, aun estando muy contento con la calidad de su panel, no ha conseguido sorprenderme. La falta de contenido

A día de hoy, 1 de marzo de 2015, los contenidos existentes en QUAD HD son mínimos. Las películas, vídeos e imágenes en 2560×1440 aun deben despegar. Es muy poco lo que podemos encontrar actualmente en la web, traduciéndose en poco aprovechamiento de una de las características estrella del LG G3. ¿Entonces, es algo bueno o es algo malo que el teléfono presente esta resolución? Sinceramente, creo que actualmente se trata de una prestación desaprovechada. El futuro parece indicar que los contenidos irán actualizándose a QUAD HD, por lo que comprarse un LG G3 es una apuesta de futuro. Un terminal que se le sacará todo su potencial más adelante.

Visualizar un contenido en QUAD HD en el panel del G3, es una delicia para los sentidos.
Visualizar un contenido en QUAD HD en el panel del G3, es una delicia para los sentidos.

De todos modos, y terminando este sub-apartado, me gustaría destacar lo bien que se visualiza todo el contenido gracias al panel equipado. Es cierto que quién venga de un smartphone con un panel FULL HD, pocas diferencias notará. No obstante, ello no quiere decir que el navegar o visualizar cualquier película o imagen no sea una experiencia excelente, logrando grandes resultados pocas veces comparables si hablamos de sus competidores más próximos. Vaya, que se trata de una excelente pantalla, quizás lastrada por haberse adelantado a su tiempo.

  • Un corazón muy potente

Los smartphone son tan potentes como los ordenadores de no hace muchos años, por lo que cuando analizo un tope de gama como el LG G3, las expectativas están por todo lo alto. ¿Las ha cumplido? De sobras. El buque insignia de la firma surcoreana me ha demostrado un rendimiento fuera de toda duda, corriendo cualquier vídeojuego por potente que sea, y mostrando una rapidez en transiciones excelente.

De todos modos, hay algo que me gustaría dejar claro. Con el launcher que viene instalado de fábrica, es decir, el de LG, el teléfono se muestra algo más perezoso a la hora de abrir aplicaciones o moverse por los menús. Ello viene dado por el excesivo peso del launcher, y la mala optimización efectuada por LG. Es decir, el procesador, un Qualcomm Snapdragon 801 QUAD CORE a 2,5GHZ, permite al LG G3 realizar cualquier tipo de acción. Sin embargo, por culpa de la capa de personalización equipada en el teléfono, no permite que el terminal vuele como sí lo hacen sus rivales. No obstante, todo tiene su solución, y tras tres meses de uso, decidí darle una oportunidad a Nova Launcher, y con ello, lograr una velocidad en las transiciones y en demás aspectos, dignas del mejor smartphone del mercado.

Qualcomm ha sido el corazón de la mayor parte de los teléfonos de gama alta. En el LG G3 se ha usado el 801, un procesador Quad Core a 2,5GHz muy potente.
Qualcomm ha sido el corazón de la mayor parte de los teléfonos de gama alta. En el LG G3 se ha usado el 801, un procesador Quad Core a 2,5GHz muy potente.

Para correr los juegos más exigentes, el terminal de LG cuenta con una gráfica conocida ya por todos. La Adreno 330, capaz de mover cualquier cosa. Evidentemente, ayudan los 2Gb de RAM, una cantidad más que sufciente que repercutirá no solo en los vídeojuegos que nos descarguemos, si no también en el uso más cotidiano, respondiendo cualquier acción con suma rapidez.

Hay muchos medios digitales los cuales usan Benckmark para valorar el rendimiento de los terminales. No soy demasiado partidario en efectuar una comparación numérica y basarme en ello para realizar una valoración final. Simplemente deciros para los que estáis interesados, en que está algo por detrás de sus principales rivales. La explicación viene dada por la gran resolución de su pantalla, hecho que repercute en su rendimiento general. El motivo es simple. Su procesador debe «procesar» más píxeles en pantalla que en sus rivales, por lo que el rendimiento que gasta en realizar tal acción, no puede efectuarse en otros, por lo que el resultado final acaba siendo algo peor. Eso si, la diferencia es mínima.

  • Cámaras notables, pero no excelentes

Hablar de un terminal tope de gama, normalmente se traduce en cámaras de muy buena calidad. No obstante, aunque las lentes del LG G3 son muy buenas, no llegan al nivel de rivales como el Samsung Galaxy S5 o el Sony Xperia Z3, este último considerado uno de los mejores smartphone en este aspecto.

Cierto es, el hecho de que el G3 cuenta con innovaciones tales como el enfoque mediante láser, logrando así un enfoque de la imagen únicamente comparable con los resultados obtenidos por sus dos rivales citados en el párrafo anterior. De todos modos, no todo de resume en una buena capacidad de enfoque. El terminal de LG cuenta con un competente sensor de 13 mpx cuyos resultados son más que satisfactorios, únicamente lastrados por un trabajo de software no tan loable cuyo resultado empaña la buena labor efectuada al realizar la toma.

Una de las innovaciones del LG G3 es la incorporación de un laser que permite enfocar muy rápidamente.
Una de las innovaciones del LG G3 es la incorporación de un laser que permite enfocar muy rápidamente.

El LG G3 cuenta con la posibilidad de realizar fotografías en distintas resoluciones. La primera y más básica, en 3mpx. La siguiente, en 9 mpx. Luego ya nos encontramos con 10mpx, siendo la última y más destacada, la posibilidad de realizar una captura en 13 mpx. Por otro lado, con la cámara posterior,también podremos grabar vídeo. Al igual que en la toma de fotografías, aquí podremos grabar vídeo en distintas resoluciones. Ello repercutirá en la calidad del vídeo (evidentemente), y también en el peso del archivo, por lo que aquí os recomiendo no usar demasiado la calidad máxima a no ser que queráis visualizar el vídeo en un televisor UHD. En caso contrario, el peso del archivo sera tan grande, que no os saldrá a cuenta.

Las resoluciones permitidas a la hora de grabar vídeo, son HD (720p), Full HD (1080p) y la estrella de la corona. UHD (3840×2160). Como ya os he dicho anteriormente, grabar en esta resolución únicamente os será aconsejable si en casa contáis con un televisor u ordenador de última hornada. Si no es así, poco aprovechamiento le sacaréis. Destacar la inclusión de un doble flash led (uno de luz cálida y otro fría) el cual nos ayudará a obtener tomas con una iluminación más natural.

Para acabar con la cámara principal, decir que presenta la posibilidad de grabar en cámara lenta. Concretamente a 120fps a una resolución 720p, suficiente a mi parecer. Lo curioso de esta característica cada vez más presente en los últimos lanzamientos, es la posibilidad de grabar vídeos muy curiosos donde fluidos como el agua, o nuestras mascotas, protagonizan casi el 100% de los vídeos grabados mediante esta particular función.

Por otro lado, si hablamos de la cámara delantera, los resultados son más justos (como casi siempre).Sin embargo, muchos fabricantes están apostando por lentes de mayor resolución y la incorporación de un pequeño flash led cuya principal función es mejorar los selfies tan de moda actualmente. De todos modos, LG no ha querido ir más allá, y ha apostado por una cámara bastante modesta cuyos resultados, sin ser malos, tampoco destacan demasiado.

La cámara frontal cuenta con la posibilidad de tomar imágenes de 1mpx o 2mpx. Como podéis comprobar, se tratan de resoluciones bajas, las cuales nos permitirán salir del paso para realizar cualquier instantánea «tonta». Eso si, no busquéis más allá porqué no encontraréis nada más. No obstante, la cámara «para los selfies» si que nos permitirá grabarnos en HD y Full HD, algo que aplaudo y que dará auténtico valor a las vídeoconferencias.

Para terminar de hablar de la cámara frontal, me gustaría hablaros de un detalle muy curioso que aun pareciendo una tontería, facilita y mucho la labor de hacerse un selfie. ¿De qué os estoy hablando? Pues de algo tan sencillo como poner nuestra mano frente a la cámara, cerrar el puño, y empezar una cuenta atrás de 3 segundos. Una vez pasados los tres segundos de rigor, tendremos un selfie de lo más majo sin tener que apretar ningún botón. Como siempre digo en cualquier artículo de Tecnoglaerd, apostar por detalles que ayuden a mejorar el producto, son bienvenidos. Aplicar cosas sin tener valor real en nuestro día a día, es una tontería. En el caso que nos ocupa, valoro y mucho la aplicación de esta característica. Sencilla, pero efectiva.

  • Una batería suficiente, pero no excelente

Contar con 3000 mAh debería ser suficiente en cualquier teléfono, pero no es así si hablamos del LG G3. Vamos a matizar lo dicho, de todos modos. No digo que la autonomía del terminal de LG sea mala o justa, para nada. No obstante, su descomunal resolución acaba pasando factura en la duración de su batería al igual que repercute en el rendimiento general del terminal.

Como ya os he explicado en el apartado del rendimiento, el tener que mover más píxeles, acaba pasando factura en muchos aspectos. Normalmente, en un terminal con un panel de baja resolución, su autonomía será más prolongada que uno que cuente con un panel de resolución más alta. Aquí radica el principal problema del LG G3. Para disfrutar de contenido en calidad QUAD HD, el procesador debe trabajar mucho más, y ello se traduce en una sangría de batería mayor que la presentada en el Xperia Z3, por ejemplo, el cual cuenta con un excelente panel FULL HD.

La posibilidad de extraer la batería de 3000 mAh es todo un acierto, algo que con el LG G2 no se podía realizar. ¡Un punto por LG!
La posibilidad de extraer la batería de 3000 mAh es todo un acierto, algo que con el LG G2 no se podía realizar. ¡Un punto por LG!

Por suerte, tras estos meses, LG ha erradicado dos problemas. El primero de ellos, la baja autonomía, y por otra, su nefasta política de actualizaciones. Por un lado, tras tres o cuatro actualizaciones de software, el LG G3 ha conseguido un mayor control de la batería, permitiéndome llegar sin demasiados problemas al final del día, cosa complicada cuando me lo compré. Por otro, LG me ha demostrado que lo sucedido hace un par de años con las actualizaciones, ha pasado a mejor vida. Ya digo, tres meses y cuatro actualizaciones de software. Todo un logro y algo que valoro y mucho, cuya repercusión en mi día a día, ha sido la mejora de fluidez, la incorporación de Android 5.0 Lollipop, y también un menor gasto de batería.

  • Conclusiones y precio

Tras este extenso análisis, toca valorar qué me ha parecido el terminal tras usarlo durante tres largos meses. El resultado es notable, casi excelente, por lo que si queréis pedirme opinión, debo recomendaros sí o sí su compra debido a que aun con sus pequeños fallos, es un terminal excelente. Además, cuenta con un PVP muy inferior al de sus rivales, pudiéndose encontrar actualmente al precio de 223 Euros en tiendas como PCComponentes, o 357 Euros en Amazon. Hay una gran diversidad de precios, por lo que evidentemente, queda en vuestra elección dónde y cómo comprarlo.

Puntos positivos 

  • Botones traseros

  • Diseño y construcción

  • Pantalla

  • Posibilidad de extraer la batería

  • Precio

Puntos Negativos

  • Altavoz trasero

  • Rendimiento por debajo de sus rivales

  • Cámaras notables, pero no excelentes

  • Autonomía algo justa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s