Samsung Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge. Dos trajes para un mismo galán

Hoy ha empezado oficialmente la Mobile World Congress 2015, la mayor feria de telefonía móvil del mundo. Un acontecimiento, el cual,  año tras año reúne a toda la industria en un mismo lugar, siendo Barcelona, capital de Cataluña, la encargada de celebrar tan importante evento. En la MWC (así es como la llamaré de ahora en adelante), hemos sido testigos del nacimiento de un nuevo integrante de la ya veterana saga Galaxy S de Samsung, el Galaxy S6 y su disruptivo hermano conocido como Galaxy S6 Edge. Ambos teléfonos apuestan por novedades suficientemente atractivas como para dejar a su antecesor, el Galaxy S5, fuera de juego. Una sexta entrega de una saga millonaria la cual, visto lo visto hoy en su presentación, tiene visos de cosechar grandes resultados en el mercado. ¿Los conocemos?

  • Mismas prestaciones en dos trajes distintos

Como habréis podido comprobar, tanto el título del artículo como este sub-título, cuentan con referencias directas al mundo de la moda. O la alta costura, como prefiráis. El motivo por el cual me he decidido a «jugar» con estas frases, ha sido el cambio de rumbo efectuado por Samsung con su nuevo integrante de la familia Galaxy S. De vestir a su terminal estrella con un no demasiado estiloso policarbonato, a presentar un cuerpo estilizado donde cristal y metal se dan la mano para crear un conjunto visualmente mucho más atractivo y premium. Sin duda, todo un acierto.

El mismo terminal, vestido con dos trajes distintos. El Galaxy S6 (a la derecha), y el Galaxy S6 Edge (a la izquierda).
El mismo terminal, vestido con dos trajes distintos. El Galaxy S6 (a la derecha), y el Galaxy S6 Edge (a la izquierda).

Samsung, no contenta con la completa renovación en lo que a materiales se refiere, ha decidido seguir el ejemplo seguido anteriormente con su Galaxy Note 4, dándole al Galaxy S6, un hermano mucho más rebelde. Un terminal cuyas prestaciones y características no difieren en nada a las presentes en el S6, pero sí su estética. El conocido como S6 Edge, presenta una pantalla curvada en sus dos laterales (izquierda y derecha) la cual no presenta mayor novedad que su original estética. ¿Aporta algo? Hoy por hoy, no demasiado. Así como en el Note Edge vimos como Samsung sí decidió darle una utilidad (discutible, de acuerdo, pero al menos sí ofrecía algo), en el caso que nos ocupa, parece ser que la única intención de la firma asiática es ofrecer una estética diferenciada e innovadora. Su aceptación y posterior plagio están por verse.

  • Una pantalla impresionante

Últimamente nos estamos acostumbrando a que la nueva gama alta cuente con paneles conocidos como 2K, o QUAD HD. Pantallas que presentan una nitidez impresionante, cierto, pero que según muchos, no son más que otra estrategia de marketing para hacernos creer que los teléfonos FULL HD ya han quedado obsoletos. No seré yo el que ponga en duda tal afirmación, pero tras estar un largo tiempo con un LG G3 (mi teléfono personal), puedo dar fe que cuando visualizamos contenido en tal resolución, se convierte en una delicia para nuestros ojos. ¿Es necesaria tanta resolución? Para nada, no obstante, deberíamos hacernos otra pregunta. ¿Se disfruta? Totalmente.

El panel del nuevo miembro de la familia Galaxy S, cuenta con una espectacular resolución QUAD HD. Su inclusión, aunque no necesaria, sí consigue resultados impresionantes.
El panel del nuevo miembro de la familia Galaxy S, cuenta con una espectacular resolución QUAD HD. Su inclusión, aunque no necesaria, sí consigue resultados impresionantes.

Los dos Galaxy S6, tanto el clásico como el curvado Edge, cuentan con un panel de 5,1″ QUAD HD. Un panel que presenta la ya conocidísima tecnología Super Amoled cuyos últimos resultados obtenidos en el Galaxy Note 4, lo convierten en posiblemente, el mejor panel del mercado. En los dos protagonistas, el resultado obtenido viene a ser igual de satisfactorio. O incluso mejor, ya que su menor tamaño (recordar que el Note 4 cuenta con un tamaño de 5,7″) acaba traduciéndose en una densidad de píxeles un 12% superior al conseguido en el phablet. Según se dice, el valor obtenido en ambos Galaxy S6, es de 577 ppp. Simplemente bestial.

  • Prestaciones de infarto

Ser el buque insignia de una firma como Samsung, acarrea ciertas responsabilidades. Por suerte, ambos terminales cuentan con motivos suficientes como para complicar las cosas a sus más inmediatos rivales, comenzando por su corazón, un procesador propietario de Samsung, cuyo rocambolesco nombre, Exynos 7420 (un Octa core de 14 nm 64 bits), esconde un potencial tremendo. Según muchas fuentes, es posible que se trate del mejor procesador que existe actualmente, por delante del Snapdragon 810 de Qualcomm. El tiempo dirá si es rival o no para el asentado chip de Qualcomm.

Tras la esbelta figura del nuevo Galaxy S6 Edge, se esconde una bestia capaz de mover cualquier cosa. Un procesador propio de Samsung y 3GB DDR4, consiguen dotar al buque insignia de prestaciones top.
Tras la esbelta figura del nuevo Galaxy S6 Edge, se esconde una bestia capaz de mover cualquier cosa. Un procesador propio de Samsung y 3GB DDR4, consiguen dotar al buque insignia de prestaciones top.

Sumándose al excelente procesador, el buque insignia de los sur-coreanos cuenta con 3GB DDR4 de RAM, un valor que tal y como se está viendo, tiene todas las papeletas para ser el estandard en los gama alta de este año 2015. A su vez, irá equipado con una GPU que tratará de hacer correr todos esos juegos y aplicaciones cuyo rendimiento exija grandes prestaciones. Os hablo de la Mali T760 MP8. Una gráfica que según Samsung, promete resultados muy por encima de lo que venimos conociendo hasta ahora.

Los dos Galaxy S6 contarán con una conectividad sin tacha alguna. Conexión 4G LTE, Wi-fi, Wifi N-Direct, NFC, GPS con A-GPS y Glonass (satélite ruso de gran precisión), Infrarrojo, Bluetooth 4.1 y puerto Micro USB 2.0. Como veis, no falta nada en la lista. Ambos teléfonos cuentan con todo lo que se le puede pedir hoy día a un terminal de gama alta, no echándose de menos ningún aspecto. ¿O quizás si?

  • Un traje de gala con agujeros

Vuelvo con las referencias al mundo de la alta costura, y lo hago con el convencimiento de que encontraréis sentido al uso que le estoy dando a lo largo del artículo. Y si no, ahora mismo me encargo de aclararlo.

Tradicionalmente, la firma sur-coreana se ha caracterizado por ofrecer una serie de prestaciones o características, cuya importancia en los terminales de la competencia no ha gozado de tal relevancia. El primero, y quizás más importante, es la posibilidad de extraer la batería y reemplazarla en caso de ser necesario. Algo que durante años, la firma ha defendido a capa y espada como algo que los ha caracterizado, y un claro punto a favor respecto a los cuerpos «unibody» de sus rivales. Sin embargo, aquí viene la mala noticia del día. En los nuevos Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge, la posibilidad de extraer la batería ha pasado a mejor vida. Se acabó el llevar una batería de repuesto. Se acabó también el poder intercambiar carcasas. Evidentemente, se acabó el poder sacar la batería cuando el teléfono se nos queda turulata. Se acabó una característica íntimamente ligada a Samsung y sus terminales.

Los materiales han cambiado. El cristal y el metal han sustituido al plástico. Sin embargo, el cambio de material ha conllevado la pérdida de ciertas cosas. Ya no hay ranura para Micro SD ni posibilidad de extraer la batería.
Los materiales han cambiado. El cristal y el metal han sustituido al plástico. Sin embargo, el cambio de material ha conllevado la pérdida de ciertas cosas. Ya no hay ranura para Micro SD ni posibilidad de extraer la batería.

La segunda propiedad o característica, cuya presencia en los nuevos terminales también ha desaparecido, es la posibilidad de aumentar la memoria interna mediante tarjetas Micro SD. Ahora, la firma asiática nos propone tres versiones para que escojamos la que mas se adecue según el uso que le vayamos a dar a nuestro Galaxy S6. La versión más modesta, cuenta con 32 GB, una cifra suficiente para la mayoría de mortales, sin duda. Luego, nos encontramos con una versión de 64 GB, siendo la última y claro está, la versión más cara, la de 128 GB, una capacidad tremenda, que asegura a su poseedor de un espacio «casi» infinito donde poder almacenar datos, vídeos, imágenes y todo lo que se le ocurra.

  • Un apartado fotográfico a la altura

Samsung no ha descuidado el apartado de la fotografía en sus dos nuevos productos. Ambos, cuentan con las mismas lentes, tanto en su parte frontal como la ubicada en su parte posterior. La destinada a la toma de los ya famosos «selfies», cuenta con unos nada despreciables 5 megapíxels de resolución. Suficientes para tomar instantáneas o realizar vídeo llamadas de calidad. Quizás, y siendo algo puntilloso, pediría la presencia de un flash led frontal, característica que ya empieza a instalarse en ciertos terminales de gama media, y que personalmente, creo que podría haberse incorporado en el Galaxy S6.

Por otro lado, la cámara principal cuenta con los mismos megapíxels que su antecesor, es decir, 16 mpx. No obstante, aunque la cantidad sea la misma, no lo es el tratamiento efectuado por software. Según la firma sur-coreana, se ha mejorado el procesado de imagen, se ha conseguido una interfaz más minimalista y rápida, y como mayor novedad, se ha logrado agilizar enormemente el proceso de entrada a la aplicación de cámara. Con ello, se consigue que la toma sea mucho más rápida, y por ende, se logra que el usuario no pierda la oportunidad de conseguir una instantánea «del momento». Cuántos hemos maldecido la lentitud con la que nuestro smartphone abría la aplicación y lográbamos tomar una fotografía. Con el nuevo Galaxy S6 (y su hermano Edge), Samsung ha logrado erradicar el problema.

Terminando con el apartado fotográfico de los hermanos Galaxy S6, me gustaría hablar sobre un aspecto que considero, puede mejorarse. Es más, debería haberse resuelto antes de ser presentados en sociedad. ¿A qué me refiero? A la excesiva protuberancia que presenta la cámara posterior, rompiendo totalmente la lograda delgadez conseguida en el cuerpo del terminal. Algo que creo, tras lo ocurrido con los iPhone 6, debería haberse tenido más en cuenta. Personalmente lo considero un paso atrás respecto a lo logrado en otros teléfonos de la firma, así que desde aquí, invito a Samsung y a Apple, a que busquen una mejor manera de integrar sus lentes, porqué creo que este no es el camino correcto.

  • Una batería suficiente

Seguramente, los 2550 mAh que presenta la batería del S6 y los 2600 mAh del S6 Edge no os supongan nada espectacular, sin embargo, Samsung ha demostrado hacer un muy buen uso de la energía usada en sus anteriores terminales, por lo que estoy seguro que los resultados obtenidos en estos dos teléfonos serán iguales, o quién sabe, mejores a los obtenidos en anteriores ocasiones.

Como en el Galaxy S5 o el Galaxy Note 4 (y en otros terminales de la firma), los dos Galaxy S6 contarán con la posibilidad de activar un modo ahorro de energía cuya principal función será la de capar una gran parte de prestaciones y servicios del teléfono. A su vez, la pantalla del terminal mostrará menos iconos, y el color predominante será el negro (para el fondo), y el blanco (para los iconos y fuentes).

Aunque pensemos que 2600 mAh serán pocos, Samsung seguirá apostando por distintas soluciones para mantener la autonomía de nuestro Galaxy S6 en buen lugar.
Aunque pensemos que 2600 mAh serán pocos, Samsung seguirá apostando por distintas soluciones para mantener la autonomía de nuestro Galaxy S6 en buen lugar.

Como ya he explicado, la batería no podrá extraerse, por lo que se terminó lo de comprar una batería extra para esos casos en los que la energía del móvil empieza a flaquear a media tarde. Por suerte, no todo está perdido, siendo la Speed Charge, o carga rápida, una incorporación de lo más interesante. El hecho de poder cargar nuestro Galaxy S6 en mucho menos tiempo, permitirá que la psicosis sea algo más llevadera.

  • TouchWiz y Android 5.0, una comunión con muy buena pinta

Tradicionalmente, la capa de personalización aplicada por Samsung, siempre ha traído de cabeza a muchos usuarios. Tal como comenté en el análisis del LG G3 (puedes leerlo aquí), hay ciertas capas o launchers, cuya presencia acaba repercutiendo negativamente en el rendimiento general del smartphone. No obstante, tras lo visto en estos últimos meses tras la llegada de Android 5.0 Lollipop, parece ser que el protagonismo de estas capas de personalización está en decadencia, siendo TouchWiz una de las abanderadas de este cambio.

Tras la presentación de los Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge, Samsung ha confirmado (y los asistentes han podido corroborar posteriormente) que la nueva versión de su launcher es mucho más liviana y menos intrusiva que en anteriores ediciones. Además, se acabó el tener docenas de aplicaciones pre instaladas cuya funcionalidad por parte del consumidor, es a todas luces, deficiente.

¿Que te parece el nuevo Galaxy S6 y su hermano Galaxy S6 Edge? ¿Consideras que Samsung ha acertado con las mejoras y novedades aplicadas?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s