HTC decepciona con su One M9

En la sociedad que hemos creado, hay miles y miles de productos clonicos entre sí. Sin embargo, solo unos pocos consiguen distanciarse del resto y marcar el ritmo de la industria en la que compiten. En el caso que nos ocupa, el de los smartphone, me gustaría destacar el papel que ha ejercido HTC, firma Taiwanesa que curiosamente, ha sabido ganarse el corazón de muchos usuarios sin llegar nunca al nivel de ventas que sí han logrado firmas como Samsung, Apple u otras como Sony y LG. No obstante, aun no siendo la firma o marca más reconocida por el público general, la compañía presidida por Cher Wang (madre mía con los nombres) ha sabido dar ese intangible que únicamente sus productos han sabido ofrecer. De todos modos, y aquí viene la pregunta que a la postre, me ha servido para escribir el tema, ¿Sigue HTC ofreciendo ese algo que los demás no han sabido dar? ¿Es el HTC One M9 un digno rival?

  • Repasemos un poco la historia de HTC con Android

La compañía empezó su andadura en el terreno móvil, mediante la venta de productos cuyo sistema operativo era Windows Phone. Fue con el paso de los años, en 2009, cuando HTC se embarcó con el que por aquel entonces, aun era un proyecto embrionario de Google. Android OS. Un sistema operativo realizado por la firma del buscador, la cual buscaba extender el uso de Internet móvil a todo el mundo.

Con el paso de los años. el embrión creció, finalmente nació, y poco a poco, sin prisa pero sin pausa, fue aprendiendo a caminar y a decir sus primeras palabras. Todo el proceso de crecimiento de la plataforma Android, fue posible gracias al apoyo de compañías tales como Samsung, Sony Ericsson, o la firma que protagoniza esta entrada, HTC. Todas ellas (y las que no nombro), supieron ver en el nuevo sistema operativo de Google, una plataforma amigable, fiable y robusta. Un SO fácil de personalizar y fácil de modificar.

HTC, compañía que con su prematuro apoyo al SO de Google, se ganó rápidamente la amistad de la marca del buscador, y con ello, el lanzamiento de los primeros terminales Nexus, fue perdiendo poco a poco el protagonismo en Android. Y lo perdió por su culpa, principalmente. Cierto es que Samsung, LG o Sony, por nombrar tres de los principales fabricantes en la actualidad, hicieron (y hacen) méritos propios como para ganar cuota de mercado y la fidelidad de sus usuarios, pero no fue únicamente mérito de estas firmas, si no más bien demérito de una HTC cuya capacidad de respuesta nunca fue la esperada.

El primer teléfono que hizo suspirar a la industria por parte de HTC. Un terminal precioso, innovador y potente. ¿Algo más?
El primer teléfono que hizo suspirar a la industria por parte de HTC. Un terminal precioso, innovador y potente. ¿Algo más?

Sin embargo, en 2013 las cosas empezaron a cambiar (a mejor) para HTC. En un genial movimiento, los Taiwaneses supieron colocar de nuevo en primera página uno de sus smartphone, concretamente el conocido como HTC One. Un teléfono con un diseño innovador, un uso generalizado de aluminio en todo su cuerpo, unos altavoces impresionantes (cuya colaboración con Beats Audio fue lo más comentado, sin duda), un panel de muy buena calidad, y como primicia mundial, una tecnología que cambiaría radicalmente la forma en la que interpretábamos los megapíxels. ¿Su nombre? Ultrapíxels. Unos píxels de mayor tamaño cuya característica principal fue la de poder absorber más luz (debido a su mayor tamaño) y así, en esas instantáneas que capturásemos en ambientes sombríos, la calidad de la fotografía fuera mejor que la habitual. Por desgracia, aun siendo buena la idea, el resultado obtenido no fue el esperado.

De todos modos, aunque hubieron algunas cosas en el HTC One las cuales no consiguieron funcionar tal como se esperaba, el teléfono consiguió una gran notoriedad. Tanto si hablamos de la crítica, la cual abrazó la innovadora y original propuesta de HTC, como los usuarios que le dieron una oportunidad al teléfono, el HTC One consiguió algo que la firma llevaba tiempo buscando. Que se hablara de ella.

La borrachera tras el éxito del M7, pasó factura a una HTC confiada. El One M8 no supuso el mismo golpe de efecto que su antecesor, aun siendo un muy buen terminal.
La borrachera tras el éxito del M7, pasó factura a una HTC confiada.
El One M8 no supuso el mismo golpe de efecto que su antecesor, aun siendo un muy buen terminal.

Pasaron unos meses, y HTC anunció la renovación de su buque insignia. El nuevo terminal se conoció mundialmente como HTC One M8, un nombre que ya nos evocaba algo. Continuidad. Y así fue. El nuevo miembro de HTC, siguió punto por punto la línea de diseño del One aparecido 12 meses antes. Quizás sí hubieron cambios menores, como una mayor curvatura del aluminio, el uso de una textura que imitaba por vez primera el aluminio cepillado, la ubicación de los botones en la misma pantalla del terminal, doble lente trasera (la cual una de ellas únicamente servía para tomar la profundidad de campo) y algún detalle más. No obstante, la opinión generalizada fue la de «más de lo mismo». Algo que para la mayoría no debería suponer una decepción, más viniendo del genial smartphone aparecido un año antes, pero que para muchos, supuso una oportunidad perdida por parte de HTC. La posibilidad de seguir creciendo y desmarcarse de sus rivales con un smartphone igual de innovador que el primer One, era algo que muchos usuarios, fans de la marca, principalmente, soñaban tras los primeros rumores aparecidos en la red. Finalmente el resultado, sin ser malo ni mucho menos, fue menos sonado de lo esperado.

Finalmente, tras el repaso de lo que ha vivido HTC desde su entrada en Android (algo por encima, todo hay que decirlo), toca hablar del último producto del fabricante Asiático. El HTC One M9. Un smartphone que al igual que su antecesor, ha copiado la hoja de ruta del primer One, y la ha seguido sin desviarse apenas del camino propuesto hace dos años atrás. ¿Mi opinión al respecto? Decepción absoluta. Tres años repitiendo línea de diseño, desaprovechando espacio con unos marcos que hoy día, sí son demasiado anchos, no es algo que deba hacer una firma que pretende liderar el mercado.

El último producto salido de las fábricas de HTC, sigue punto por punto lo escrito hace 2 años atrás. Por desgracia, la situación ha cambiado y sus rivales han evolucionado. Decepción.
El último producto salido de las fábricas de HTC, sigue punto por punto lo escrito hace 2 años atrás. Por desgracia, la situación ha cambiado y sus rivales han evolucionado. Decepción.

El One M9 es un excelente terminal, sin duda alguna. Por desgracia, no es un teléfono equilibrado. Ni tampoco innovador. Ni liviano. Ni por asomo, pequeño. Es un smartphone cuya construcción sí puede tildarse de perfecta, sin embargo, todo lo demás flojea. No se consigue lo logrado con el primer One de 2013. Impresionar. ¿Y eso por qué? Os preguntaréis. Pues por muchas cosas.

  1. Marcos demasiado anchos / Con un panel de 5″, el HTC One M9 presenta un tamaño parecido al de terminales cuya pantalla es claramente superior.
  2. Un peso y grosor mal resueltos / Muchos de sus rivales, llámese iPhone o el último Samsung Galaxy S6, han logrado cuerpos mucho más finos que el del último exponente de HTC. Lo mismo sucede si hablamos de su peso, el cual es mucho más elevado que el presentado en la mayoría de sus rivales más próximos.
  3. Pantalla con peor rendimiento que el M8 / Algo incomprensible, pero así es. Muchos medios se han dado cuenta de que el panel del nuevo M9, aun siendo un Super LCD3 como el montado en el M8, presenta menos bits (menor brillo) y una presentación de los colores más errática. Como digo, algo muy extraño.
  4. Un procesador que se calienta demasiado / El Snapdragon 810 no ha corrido la misma suerte que los anteriores procesadores de Qualcomm. El buen rendimiento está fuera de toda cuestión, pero el sobrecalentamiento demostrado en muchos terminales (el M9 es uno de ellos), es algo que no puede permitirse.
  5. Una cámara mediocre en gama alta / Quizás he sido algo duro, pero es así. Tras el fiasco de la tecnología UltraPíxel, HTC ha sabido enmendar su error montando esta vez un sensor de 20 mpx. Sin embargo, el resultado final dista mucho de lo ofrecido en sus rivales. Ni la nitidez es comparable, ni la velocidad de obturación ni tampoco el rango dinámico es correcto. Una lástima.
  6. Una pantalla FULL HD, en vez de 2K / Vale, no nos pongamos quisquillosos. Sé que hoy día no es necesario montar un panel con 1440x2560p, pero la industria camina hacia esa dirección, siendo bastante seguro que la gran mayoría de terminales tope de gama, monten una pantalla 2K en un futuro próximo. Por el momento, el LG G3 (y el futuro G4), el Note 4, el Galaxy S6 y el Nexus 6, montan displays de tan alta resolución. ¿Algún motivo por el cual HTC haya decidido seguir con Full HD?
  7. Una batería en la media / A colación de la resolución de su panel, podría hablaros de su autonomía. Es decir, es posible que uno de los argumentos esgrimidos por HTC para no montar una pantalla 2K, pudiera ser el de preservar una buena capacidad de batería. No obstante, ¿es el One M9 más ahorrador que sus rivales? Pues no. Así las cosas, para mi, al menos viendo los esfuerzos generalizados en la industria a la hora de mejorar el nivel de autonomía, es un pequeño error por parte de HTC. Y una oportunidad perdida de al menos poder sacar pecho en algo tan importante como la duración de batería.
  8. Un precio excesivo / Últimamente los gama alta van subiendo de precio, no obstante, la política de precios de HTC siempre ha sido desmesurada, costando sus terminales mucho más que otros smartphone de gama alta cuyas características o valor de mercado están claramente por delante.

Como habréis podido comprobar, el último retoño de HTC presenta demasiados puntos en contra como para considerarlo el teléfono del año. No negaré que es un buen terminal, que aun con los puntos aquí descritos, presenta suficientes credenciales como para poder comprártelo sin miedo a llevarte un teléfono «malo», pero al menos personalmente, lo veo muy lejos de lo que están ofreciendo sus principales rivales.

¿Y tu, que opinas del One M9?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s